Cena de gala sin campeones

Cena de gala sin campeones
Cena de gala sin campeones

Rafa Nadal cumple hoy 23 años. Por primera vez desde 2004 la celebración no será en Pa- rís. Será con los suyos, pero en Manacor. Rafa no quiere saber nada de Roland Garros hasta la próxima edición y por eso tampoco acudió ayer a la tradicional Cena de Campeones con la que la Federación Internacional (FIT) reconoce a los mejores de cada temporada. No será la única ausencia: la número uno el 31 de diciembre del pasado año, la serbia Jelena Jankovic, tampoco estuvo en el acto. Los organizadores debieron conformarse con un vídeo en el que el mejor jugador del mundo agradecía el reconocimiento de la FIT.

Refugiado en Manacor y planificando su inminente viaje a Lon- dres para la disputa del torneo de Queen's –la antesala de Wimbledon–, Nadal pasa unos días de descanso. Quiere evadirse lo más posible y por eso es Toni Nadal quien ha resumido las sensaciones del entorno de Rafa tras su paso por París. «El público parisino es bastante estúpido y a los franceses les molesta el triunfo de un español», aseguró el técnico. «Cuando Rafa se está entrenando, es uno de los jugadores que concita más expectación, pero cuando juega lo único que quieren es que pierda. Basar la felicidad en la derrota de otro me parece una mala filosofía», afirmó en Onda Cero al referirse a los aficionados que el domingo abarrotaban la central. «La gente que fundamenta su felicidad en la derrota de alguien, me parece una felicidad pobre. Desde (Yannick) Noah no consiguen ganar su torneo. Supongo que les fastidia ver que en España salen constantemente muy buenos jugadores», dijo.

En París, Robin Soderling demostró ante Davydenko que la victoria ante Rafa no fue casualidad. El ruso fue un juguete en la raqueta del sueco. Robin, como volvió a gritarle el público de la central, sólo cedió cinco juegos camino de semifinales y con su derecha y su servicio se ha convertido en la revelación del torneo. Acumula siete partidos consecutivos ganados sobre arcilla (tres en la Copa del Mundo por equipos y los cuatro de París) y persigue convertirse en el sucesor de Mats Wilander, el último campeón sue- co en París hace ya 21 años. Soderling ha encontrado incluso el apoyo de la gran leyenda del tenis nórdico. Björn Borg le envió un sms tras su victoria ante Nadal y le dio las «gracias por no dejar que Rafa rompiese su récord». Borg, campeón seis veces en Roland Garros, cuatro de ellas de forma consecutiva, aseguró que la victoria de su compatriota era la mayor hazaña que se podía hacer en el tenis actualmente.

El último obstáculo antes de la final para Soderling será el chileno González, que superó en cuatro sets a Andy Murray.