Debe el teatro público contratar a estrellas de Hollywood

Tim Robbins, Sam Mendes, Viggo Mortensen, Ian McKellen... Madrid se llenará de estrellas esta temporada. Los teatros públicos se han lanzado al «quién da más». Pero, en algunos casos, sale caro.

Sábado por la noche. La elección es difícil: se puede optar entre ir a ver a Sir Ian McKellen en «Esperando a Godot» o acercarse a la nueva producción que dirige Tim Robbins, «1984», de George Orwell. ¿Cree que la cosa no va con usted? Pues no hablamos de Broadway ni del West End londinense, sino de Madrid. Son sólo algunos de los nombres de una cartelera, la de 2009/2010, que parece haberse lanzado a una carrera alocada por ver quién hace brillar más su programación con nombres epatantes o quién deja para la posteridad al famoso más mediático. En esa espiral, el Teatro Español gana dos a uno: Sam Mendes y compañía (con Ethan Hawke en escena) y Viggo Mortensen.Las preguntas son inmediatas. Primera: ¿cuánto cuesta, habida cuenta de que se trata de dinero público? Segunda: ¿tiene sentido, más allá del interés mediático? Y, en resumen: ¿debe el teatro público jugar a imitar a Hollywood?Traer «1984» a Madrid tiene un nombre, según explicaron a LA RAZÓN fuentes del Centro Dramático Nacional, que dirige Gerardo Vera: 55.000 euros. El montaje, una producción de The Actor's Gang –el grupo de teatro de Robbins, formado en 1981, con sede en Los Ángeles–, se verá en el Teatro María Guerrero. Serán cuatro funciones: del 24 al 27 de septiembre de 2009. En total, 13.750 euros por noche. A continuación, viajará a Barcelona.La cifra se queda corta en comparación con los 380.000 euros que le costó al Teatro Español traer once noches a Madrid a The Bridge Project (34.545 por función), la coproducción internacional a tres bandas que dirige el británico Sam Mendes, director de filmes como «American beauty» y «Revolutionary Road».Diversas fuentes teatrales consultadas por este periódico calculan el precio diario de una producción española de mediano tamaño entre los 5.000 y los 18.000 euros, aunque hay factores que influyen en estas cifras. Para empezar, el personal: depende de quién se trate. Pero además está el número de actores y de funciones contratadas: una o dos salen más caras proporcionalmente que diez o doce.El tridente Brooklyn Academy of Music, Old Vic y Neal Street Productions, la compañía de Mendes, mostró en Madrid el pasado abril seis funciones de «El jardín de los cerezos» y cinco de «Cuento de invierno». Entre su reparto, plagado de estrellas, destacaban Ethan Hawke, Rebecca Hall y Sinéad Cusack. En su día, Mendes visitó Madrid y adelantó en la rueda de prensa que volverían en la temporada 2009/2010, esta vez con «Tres hermanas» y «Como gustéis».En Barcelona, Jessica LangeEl Español adelanta sus programaciones por años naturales (se conoce hasta diciembre de 2009, pero nada a partir de enero). De momento, no confirma la presencia del Bridge Project en 2010, pero Mendes y Mario Gas sí lo dejaron caer en público y lo lógico es que su «caché» sea similar. Aunque cabe matizar que no estamos ante una garnacha, sino ante una formación con una veintena de actores. Y sin duda dejó una buena impresión en su anterior visita con dos soberbios montajes. Por las mismas razones, el Español no ha confirmado si tendrá en su programación a Ian McKellen (el mago Gandalf en «El Señor de los Anillos») y Patrick Stewart (el Profesor Xavier de «X-Men»). Dos actores famosos gracias al cine pero con sólidas carreras teatrales a sus espaldas que coincidirán en Madrid en «Esperando a Godot», de Beckett. Así lo adelantó a LA RAZÓN Mario Gas. Lo que sí es seguro es que el teatro de la calle Príncipe tendrá a Viggo Mortensen en «Purgatorio», de Ariel Dorffman. Iba a estrenar a comienzos de diciembre, pero la fecha se ha retrasado aún sin confirmación. Al ser una producción propia, Mortensen sólo podrá cobrar lo máximo que estipula el convenio: 270 euros diarios.Barcelona tendrá su ración de estrellas, pero en el terreno privado: Jessica Lange abordará en el Teatro Romea la Colometa de «La Plaça del Diamant», de Rodoreda. Aunque sin fecha oficial, parece probable que sea en abril.

Robbins toma BarcelonaTim Robbins ha llenado las calles de Barcelona con carteles de «1984» y eslóganes contra la videovigilancia. También ha colgado un «spot» en internet (en la imagen).