Desmantelan en Italia una gran red de falsificadores de euros con ramificaciones en España

Imagen de archivo de un agente italiano investigando euros falsificados
Imagen de archivo de un agente italiano investigando euros falsificados

Se acabó el lucrativo negocio de fabricar euros y sellos oficiales falsos para una red de falsificadores italiana que contaba con ramificaciones en España, Alemania y Lituania. Los carabineros realizaron ayer una gran operación contra esta organización criminal que llevó a la detención de casi cien personas y se desarrolló en nueve regiones italianas. Entre los arrestados hay dos italianos que habían sido detenidos por la Policía española el año pasado. En la desarticulación de esta red participaron más de 700 carabineros, agentes de la Oficina Europea de la Lucha contra el Fraude y del Banco Central Europeo.
Según informaron los investigadores, los arrestos de ayer significan el colofón de un largo proceso de investigación que comenzó cuando se descubrió a varios trabajadores sin papeles dedicados a la falsificación. Al seguirles la pista los carabineros se encontraron con una gran organización que, por medio de una estructura en red, operaba en casi toda Italia y tenía ramificaciones en el extranjero. Se dedicaba a la fabricación de billetes y monedas de euros y de sellos oficiales, que colocaba en el mercado sin dificultad. En la operación de ayer fueron descubiertos cuatro talleres en los que se realizaban las falsificaciones y los agentes hallaron billetes, monedas y sellos falsos por valor de 1,24 millones de euros.
Las detenciones demuestran nuevamente que Italia es uno de los países de la Unión Europea donde más productos falsos circulan. Según las estimaciones de Bruselas, las empresas italianas dedicadas a las imitaciones y a las falsificaciones facturan al año 7.500 millones de euros. Éstas se producen sobre todo en los sectores de la moda y de la alimentación.