El carné de conducir válido de por vida

España es uno de los pocos países donde se pierde la licencia si un carné caducado no se renueva en cuatro años.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

MADRID- Ningún conductor perderá el carné de conducir por no haberlo renovado en el plazo de cuatro años desde su caducidad, como ocurre ahora. El Congreso de los Diputados instó ayer al Gobierno a abordar la modificación normativa que lo haga posible y le urgió, además, a aprobar el cambio «en el plazo más breve posible». La petición se materializó en forma de proposición no de ley presentada por el Grupo Socialista que fue enmendada por CIU para urgir la modificación.

Los socialistas justificaron la oportunidad de cambiar el apartado 3 del artículo 17 del Reglamento General de Conductores por las numerosas quejas que los ciudadanos han hecho llegar al Defensor del Pueblo. Y es que una persona puede perder el permiso pasados cuatro años, aunque haya sufrido circunstancias personales como una larga hospitalización, un viaje prolongado o un simple descuido.

El Grupo Socialista adujo en la Comisión de Seguridad Vial, donde se vio la propuesta, que «somos el único país europeo en el que, por el simple transcurso del tiempo (cuatro años) desde la caducidad, se presume que el conductor carece de los conocimientos y aptitudes necesarias para la conducción y se obliga a los automovilistas a volver a examinarse con todas las molestias que ello supone».

Tal y como adelantó LA RAZÓN, la DGT viene trabajando desde hace tiempo en una modificación del Reglamento General de Conductores que incluye importantes cambios normativos, entre ellos el que afecta a las renovaciones de permisos. Su intención era aprobar todo el paquete legal en diciembre próximo y, en el peor de los casos, antes de que concluya la legislatura, pero aún no está claro que esto sea posible.

La modificación legal mantiene, no obstante, como falta grave la no renovación del carné, que se sanciona con una cantidad que oscila entre los 91 y los 300 euros. El Congreso también aprobó por unanimidad una iniciativa de CiU para que el Gobierno renueve, también en el plazo más corto posible, las señales verticales, carteles y paneles de tráfico de competencia estatal con más de 10 años de antigüedad con el fin de que los conductores «circulen con mayor seguridad».

El portavoz de CIU, Jordi Jané, pidió que «las administraciones públicas se pongan las pilas» ya que, después de que se haya aprobado la reforma del Código Penal que contempla penas de cárcel, «no se puede cargar la responsabilidad únicamente sobre el conductor sino que la Administración debe implicarse también en garantizar la seguridad vial». Jané insistió en que, además, se sustituyan las señales que sean difíciles de ver o confusas para el usuario.

Los resaltos (también llamados «policías tumbados») y la bandas transversales, que tienen como finalidad conseguir reducir la velocidad de los vehículos, también fueron motivo de acuerdo en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso. El Grupo Popular presentó otra proposición no de ley por la que insta a Fomento a legislar sobre qué características deben reunir ya que los ayuntamientos se han lanzado a instalarlos siguiendo los criterios que cada uno considera oportunos. El portavoz del PP, Federico Souvirón, puntualizó que, en estos momentos, «podría ordenarse su retirada porque son obstáculos en la carretera» dado que no existe una ley que fije los criterios básicos que deben seguirse en su instalación. Y es que el artículo 5 del reglamento de Circulación sobre señalización y obstáculos especifica que «no se consideran obstáculos los resaltos siempre que se cumpla la regulación básica de Fomento», que es lo que todavía no existe.

Souvirón insistió en la necesidad de que Fomento legisle porque hay «policías tumbados» que «pueden poner en peligro la integridad de las personas y la de los vehículos que circulan».