El PP pide reformar la SGAE tras el escándalo del concierto benéfico

El PP pide reformar la SGAE tras el escándalo del concierto benéfico
El PP pide reformar la SGAE tras el escándalo del concierto benéfico

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) emitió ayer un comunicado tras hacerse público un escándalo que dejaba bastante maltrecha su imagen: había recaudado el 10 por ciento de un concierto benéfico cuyo objeto era recaudar fondos para salvar la vida de Juanma, un niño de cinco años que padece un mal neurodegenerativo letal, la enfermedad de Alexander, según publicó el lunes «El Mundo». En el texto se dice que la SGAE «procederá a realizar, con cargo a sus gastos de gestión, una aportación voluntaria por un importe equivalente a los derechos de autor (5.629 euros)» obtenidos con motivo del concierto benéfico celebrado el pasado 25 de abril en el Teatro Auditorio de Roquetas de Mar, en Almería, y en el que actuó gratis David Bisbal. Cesión de derechosInsiste, asimismo, en que su manera de actuar «ha sido absolutamente respetuosa con la Ley de Propiedad Intelectual, que no permite la concesión de licencias gratuitas (...) Como se ha hecho en múltiples ocasiones, la solidaridad de los creadores hubiera sido posible si, con el tiempo suficiente para gestionarlo, los autores del repertorio interpretado durante el concierto hubieran podido optar por una cesión gratuita de sus legítimos derechos. De ese modo, esta polémica se habría evitado». Como cierre del comunicado, la entidad se pone a disposición de la familia de Juanma López «para cuantas actividades realicen conducentes a poner fin a la enfermedad que aqueja al menor» y desean el pronto restablecimiento del menor. Uno de los casos más comentados del afán recaudatorio de la Sociedad General de Autores se produjo las pasadas Navidades con la venta del disco «La Marató» de TV3, en el que artistas como Estopa, Lolita o Chenoa colaboraron de forma de- sinteresada. Las 150.000 personas que lo compraron pensaron que todo el dinero obtenido por las ventas iría destinado a personas con enfermedades mentales, aunque la entidad se embolsó nada menos que 40.00 euros por derechos de autor. El celo recaudatorio de la entidad no distingue los proyectos benéficos de los que son lucrativos. También en fechas navideñas, la entidad aplicó una tasa del diez por ciento al conciero como el que organizó los 40 Principales, a pesar de que sus beneficios iban destinados a Ayuda en Acción, un golpe más a la imagen de la SGAE, ya dañada por escándalos como las grabaciones secretas en bodas. Entre las últimos pobjetivos de la SGAE figura que el Tribunal de Primera Instancia de la UE reconozca que el uso de la televisión en las habitaciones de hotel es un acto de comunicación pública y está sujeto a la normativa de protección de la propiedad intelectual.«Banda de sanguijuelas»La controversia, sin embargo, no ha hecho sino aumentar, y ayer, el diputado del Partido Popular en Almería, Rafael Hernando, fue quien levantó la voz y pidió reformar la legislación de la SGAE. Para Hernando, estos hechos demuestran que la entidad de gestión es «una auténtica banda de sanguijuelas, chupones y golfos recaudadores», informa Ep. El diputado aseguró que la rectificación y su decisión de devolver el dinero no la exculpa, y criticó que la SGAE actúe de esta manera en virtud de una legislación que, a su juicio, «es evidente que hay que modificar para evitar este tipo de abusos absolutamente intolerables».