Futbolistas el mejor reclamo

Una situación surrealista y un poco de (mala) interpretación de dos futbolistas. Dos anuncios que la audiencia no olvida y corren por la red.

Futbolistas, el mejor reclamo
Futbolistas, el mejor reclamo

A Juan Carlos le tienen frito. La peluquería que regenta está llena de lunes a sábado. Le han llegado ofertas de una franquicia para comprarle el negocio desde que toda Coruña sabe que es amigo de Fernando Torres. Desde que fuera el gancho de una campaña publicitaria con el delantero del Liverpool, nada es lo mismo. Todo empezó con una propuesta para hacer un anuncio. El Banco Gallego, del que Torres es cliente, quería hacer una campaña de un nuevo depósito y, para hacerlo, lo mejor fue vender otro negocio. Uno pequeñito, con estética de barrio, chicas de sonrisa falsa, papeles pintados, y música de magazine de tarde. Y, en medio, un guiño de ojos de Torres. Tácticas de guerrillaSin embargo, los «ganchos» eran verdaderos amigos del delantero del Liverpool y todos los negocios que promocionó antes del verdadero anunciante –el Banco Gallego– eran reales. Todo era una jugada planeada hasta el milímetro por los creadores de la campaña, que sabían lo que iba a suceder cuando, en una táctica guerrillera, filtrasen a las televisiones el vídeo de un jugador que es modelo de El Corte Inglés en un ambiente tan poco glamouroso. Todos los informativos de televisión, salvo La 1, emitieron el vídeo con la supuesta publicidad de la peluquería. «Sabíamos que iban a picar porque los medios están faltos de contenidos y necesitan este tipo de historias un poco surrealistas, algo sacadas de contexto y con gancho. La imagen de Torres hace el resto», según admite Eva Álvarez, directora de la agencia de publicidad Contrapunto, creadora del anuncio. Sólo con la participación de Torres, el «spot» tuvo cabida en los informativos y se reprodujo por internet a toda velocidad. «Hemos exprimido al máximo cada euro que teníamos previsto invertir a comprar espacios en los medios», dice Yolanda San Román, directora de QMS, la agencia ejecutora de la campaña, que se ahorró unos buenos euros gracias a estos impactos gratuitos. Con los mismos mimbres, Contrapunto realizó los «spots» de la aseguradora Groupama. Una situación cómica y una sonrisa con algunos gramos de interpretación de otro de los jugadores con más tirón del fútbol español: Iker Casillas, que se enfrenta a un taxista cegato o a un grupo de fans adolescentes en un ascensor. Todo con la firma de Javier Fesser, experto en parodias: el resultado es que más de 300.000 personas han buscado el «spot» en YouTube en sus diferentes versiones, algo que no habría ocurrido si el protagonista no fuera el popular portero del Real Madrid intentando entonar una cancioncilla con total desacierto.Mahou, Danone, Trident, Pepsi, Renault y muchas marcas de todos los sectores han confiado en jugadores con distinta suerte, como meros reclamos que no siempre resultan un éxito: según la consultora Ipsos, la imagen de algunos genera más sentimientos negativos que positivos.