Interior gasta 13 millones al año en pagar a 80 guardias «manitas»

Fuentes del Instituto Armado denuncian que lo «más sangrante» es que «hacen falta efectivos en las calles».

Interior gasta 1,3 millones al año en pagar a 80 guardias «manitas»
Interior gasta 1,3 millones al año en pagar a 80 guardias «manitas»

«Manitas», «ñapas», «chapuzas»... Cualquiera de estos calificativos podría aplicársele a los guardias civiles que en Andalucía se dedican casi en exclusiva a tareas de albañilería, fontanería, electricidad, chapa y pintura... «Están cubriendo vacantes, es decir, que son destinos del Instituto Armado, pero se dedican a todo menos a su trabajo, la seguridad», lamentan fuentes de la Benemérita.

Según los datos recabados por este periódico, se trata de una circunstancia común en todas las provincias. En Cádiz son trece los agentes dedicados a estas labores, ocho del ámbito de la Comandancia de Algeciras. En Granada, el número de efectivos de este tipo asciende a seis. Córdoba cuenta con un brigada y una decena de guardias «manitas»; y Málaga con un cabo y siete agentes. En el caso de Sevilla, entre la zona y la Comandancia acumulan un brigada, un cabo y diecinueve efectivos; en Huelva son seis; en Jaén superan la decena; y en Almería el número de los integrantes de este «subcuerpo» ronda los cinco.

Es decir, si se hace el recuento, se trata de unos 80 efectivos que «podrían formar un puesto principal al completo de personal, o un destacamento de Tráfico», apuntan las mismas fuentes. En Córdoba, por ejemplo, existen tres unidades de Tráfico y, en concreto la de la capital, la integran alrededor de sesenta componentes. Desde otra perspectiva, la nómina media de un guardia civil ronda los 1.400 euros netos, si lo multiplicamos por los ochenta agentes que están llevando a cabo tareas de construcción, electrónica o fontanería, el montante mensual sería de unos 112.000 euros.

Si se vuelve a multiplicar por los 12 meses que tiene un año, la cifra se elevaría a 1,34 millones de euros, que sería lo que cuesta mantener al «cuerpo de ñapas» en Andalucía en una estimación a la baja, ya que no se tiene en cuenta el saliario bruto.

Pero, «lo más sangrante», señalan desde la Guardia Civil, es que «falta gente en la calle para prestar servicios de seguridad, al igual que para desarrollar trabajos burocráticos». «Se podrían contratar empresas externas para ejecutar esas otras tareas, que hay mucha gente en paro y seguro que es más barato», apuntan. En palabras del secretario de Comunicación de la Asociación Unificada de la Guardia Civil, Francisco José Pérez: «Hemos sido formados para ser guardias y le pido al ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que cese este tipo de actividades automáticamente y que los afectados pasen a prestar servicios en las calles que es para lo que se les paga con los impuestos de todos». Entiende que deberían estudiarse fórmulas de sustitución viables, sobre todo porque, «con el alza de la delincuencia que vivimos, entre otros factores por la crisis económica, donde hace falta personal es en Seguridad Ciudadana».