La baldosa «chivata» ayuda a hacer dieta

«Ay, esos kilitos, venga, no te rindas» son algunos de los mensajes que la baldosa «diet floor» puede lanzar para estimular el buen comportamiento a la hora de hacer dieta o bien para «chivar» al jefe, foto incluida, del tiempo que el trabajador pasa delante de la máquina del café. Se trata de un sistema «un poco chivato» que, además, «se guarda la información». Así, tiene un registro «y sabe las veces que lo hemos hecho a lo largo del día», indicó Javier Portolés, director de Proyectos de Innovación de Tau Cerámica, quien explicó que el sistema permite descargar en el ordenador una serie de gráficas para comprobar el comportamiento del usuario «y cuál ha sido nuestra mala voluntad durante un período de tiempo» determinado. Aunque esta baldosa puede resultar estresante para quien está a dieta, Portolés comentó que dispone de un interruptor que permite desconectarla «si un fin de semana nos lo merecemos porque la semana ha sido dura».
Con la misma tecnología, TAU ha diseñado otra baldosa que avisa al jefe, foto incluida, si sus trabajadores pasan más tiempo del necesario en la máquina del café. Así, «cuando pasamos más tiempo del que toca a una hora que no conviene, la máquina lanza un aviso diciendo que ha pasado el tiempo y, lo que es más grave, capta tu imagen y la vía por mail a Recursos Humanos diciendo que esa persona lleva más tiempo del que toca». Se trata de un modo, según señaló Portolés, de «estimular el buen comportamiento» de los trabajadores.
Estos dos tipos de baldosas son «aplicaciones llamativas» pero permiten conocer que esta misma tecnología se puede aplicar para ayudar a personas con discapacidad o a controlar a los niños. En este sentido, Portolés comentó que la baldosa «puede detectar cuando alguien va al baño y no se puede levantar tras una caída».
Se trata de tecnología que «hace que nos olvidemos de gadgets extraños y llenos de botones raros» y de ver «cómo algo tan sencillo como un suelo cerámico incorpora mucho tecnología pero muy agradable a la vista y cumpliendo con los cánones del interiorismo y la vanguardia de la casa». Estas baldosas, debido a su sistema de colocación en seco y sin obra, permite cambiarla de sitio. De momento son prototipos pero según Portolés, tendrán un precio de mercado «conveniente»
Algunos visitantes de la feria Cevisama de Valencia mostraron sus dudas ante la efectividad de un sistema como Diet Floor.