La bomba de ETA en Balmaseda estaba compuesta por cinco kilos de explosivo y un temporizador

La bomba que explotó anoche en la sede socialista ubicada en la calle Estación de la localidad vizcaína de Balmaseda estaba compuesta por cinco kilos de explosivo, aún sin determinar, y un temporizador que estaba preparado para activarse una hora después, según informó la Ertzaintza.
De esta forma, el artefacto utilizado es similar al que ETA hizo estallar la madrugada del pasado día 16 en el Juzgado de Paz de Sestao (Vizcaya), que estaba compuesto por cinco kilos de cloratita. 
La bomba que anoche estalló en una Casa del Pueblo de Balmaseda (Vizcaya) causó importantes desperfectos en los edificios de viviendas colindantes, que presentan ventanas rotas, marcos desencajados y grietas en las paredes. 
La explosión, que no causó víctimas, se produjo a las 21:08 horas en la parte trasera de la Casa del Pueblo, situada en la calle Estación de Balmaseda, localidad vizcaína en la que el PSE-EE tiene otra sede social en la calle Martín Mendía.
Aunque la fachada de esta sede socialista no resultó dañada por la explosión, la zona trasera sufrió importantes desperfectos, llegándose a hundir un techo de hormigón. 
En los edificios aledaños, la bomba causó la rotura de cristales, desencajó los marcos de las ventanas e, incluso, provocó la aparición de algunas grietas en las paredes.
Unas doce o catorce familias han visto sus domicilios afectados por la explosión con ventanas rotas, marcos desencajados y grietas en las paredes.
El alcalde ha reunido esta mañana a la junta de portavoces municipal, que ha emitido un comunicado de condena y ha convocado una concentración para esta tarde, y ha mantenido un encuentro con los vecinos afectados para estudiar la situación.
Joseba Zorrrilla ha explicado a los periodistas que los servicios técnicos municipales están inspeccionando las viviendas afectadas para hacer una valoración de daños y estudiar si fuera necesario llevar a cabo algún realojo.
Ha cifrado en unas 12 ó 14 las familias que más han sufrido en sus domicilios los efectos de la onda expansiva, residentes en los inmuebles números 16, 18 y 20 de la calle de la Estación.
La sede atacada ha sido visitada esta mañana por el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, y el secretario de Organización y portavoz de la Ejecutiva del PSE-EE, Rodolfo Ares.
La junta de portavoces del Ayuntamiento de Balmaseda ha emitido un comunicado en el que condena «rotundamente» el atentado y trasmite su «total solidaridad y apoyo» a los afectados, especialmente al PSE-EE, a la UGT y a los vecinos.
Los portavoces municipales han transmitido un «contundente 'ETA no'» tanto a los autores del atentado como a quienes «incitan y amparan la violencia terrorista».
La junta ha convocado un acto en «repulsa» por el atentado para esta tarde a las 19:00 horas frente al ayuntamiento de esta localidad de la comarca vizcaína de Las Encartaciones.