Libros

Carlos Rodríguez Braun: «La crisis no afecta ni a la comida ni a la sanidad»

Este catedrático hace posible que los números de la macroeconomía se conviertan en algo comprensible para los que difícilmente llegamos a final de mes. Argentino de nacimiento, navega entre el tango y las canciones de Sinatra, lo que le permite ser arrebatado y elegante, apasionado y concreto en una materia obtusa para la mayoría de los mortales. Les aseguro que me hubiera encantado tenerlo como profesor porque hoy no estaría escribiendo entrevistas sino descifrando a Solbes. Y eso sí que es difícil.

¿Por qué estamos en crisis?
-Por la intervención de las autoridades monetarias. Las crisis siempre tienen un origen financiero y la moneda está manejada por las autoridades financieras que, se quiera o no, son los bancos.
 -¿Entonces esto no viene porque la gente se endeudó demasiado?
-Es cierto que la gente se endeudó demasiado, pero es que los créditos se daban casi gratis. Lo que no se puede es hacer una política monetaria expansiva y después quejarte porque la gente se endeude.
-Cualquiera puede preguntarse qué tiene que ver la construcción española con la automoción americana. ¿Por qué entran los dos en crisis?. ¿Qué tienen en común?
-Todo y nada. Los dos campos sufrieron un proceso de sobreinversión que ahora habrá que arreglar. Pero esto ha ocurrido porque los bancos centrales inflaron el tipo de interés de una forma artificial y ahora se dan cuenta de que las inversiones estaban equivocadas. Esto ha pasado con la construcción en España, con la automoción en Estados Unidos o con la propia banca en todo el mundo.
-¿La crisis sirve para hacer nuevos ricos?
-Alguien decía que si hay una epidemia y tú eres el fabricante del remedio que la cura terminarás haciéndote rico aunque no quieras. Esto no quiere decir que las epidemias sean buenas, pero siempre habrá alguien que se beneficie de las circunstancias aunque, repito, no lo busque.
-¿El español ha tenido cultura del ahorro?
-El español ha visto que su única forma de ahorrar era hacerse propietario de una casa. Otras inversiones han sido cargadas severamente por los impuestos. Por tanto, ¿por qué voy a invertir en algo por lo que el Gobierno va a cargarme? Por eso el crecimiento en la construcción ha sido tan enorme.
-¿La crisis afecta a la salud?
-Por supuesto, y afecta en dos factores: el primero en el físico, porque el empobrecimiento general de la sociedad implica que te expones a una serie de enfermedades a las que en condiciones normales no estás expuesto; y en segundo lugar porque tu cabeza no está preparada para ciertas cosas. A todo el mundo le gusta vivir tranquilo y sin problemas. Todo lo que sea variar la rutina laboral o familiar siempre implica un riesgo psicológico importante.
-¿Se puede llegar al suicidio?
-Depende de las personas. Creo que los que no están acostumbrados a los negocios pueden asustarse y llegar al suicidio, pero el empresario, hoy por hoy, está curado de espanto, lo cual está muy bien porque nadie quiere una muerte; pero el empresariado actual ha cambiado el suicido por el subsidio, que es distinto. Hoy en día los empresarios a los que les ha ido mal un negocio se limitan a pedir una ayuda al Gobierno porque saben que se la va a dar.
-Dicen que la bolsa de la compra es lo que menos sufre en las crisis. ¿Eso es cierto?
-Sí, aunque la comida sea lo que más suba. La comida, como decimos los economistas, es un bien inelástico, es decir, su valor será indiferente a las subidas y a nuestra renta. La comida y los gastos farmacéuticos son los únicos a los que no afectará la crisis.