La participación del 70% benefició al PP

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Elecciones 1-m ¿ abstención Madrid- La participación más alta registrada jamás en unas elecciones autonómicas gallegas benefició al PP. Contra todo pronóstico, la masiva afluencia a las urnas permitió ayer a los populares engordar su botín electoral a costa del bipartito. Los gallegos se sobrepusieron a una desapacible jornada de lluvia y frío y, cuando nadie lo esperaa, la cita electoral se saldó con una participación histórica que alcanzó el 70,46%, seis puntos más que en 2005. Orense fue la provincia más entusiasta: tres de cada cuatro ciudadanos con derecho a voto ejercieron ese derecho. Por contra, la menor participación se registró en La Coruña (67,9%). En Pontevedra, acudió a votar un 70,7% de los electores y en Lugo, un 73%. Los datos sobre la abstención en anteriores comicios no invitaban excesivamente al optimismo. No en balde, en los últimos 30 años siempre ha estado por encima del 35 por ciento en unas elecciones autonómicas. O lo que es lo mismo, históricamente uno de cada tres gallegos ha preferido quedarse en casa en la jornada electoral. En 1993, por ejemplo, se situó en el 35,87%, y cuatro años después, en el 37,46%, para bajar ligeramente al 36,2% (2001) y al 35,7% en 2005. Ayer, sin embargo, se quedó en un 29,5%. La Xunta ofrecía a mediodía los primeros datos sobre participación electoral, que a esa hora eran inferiores a los de hace cuatro años: 16,11% frente al 18,80 por ciento de 2005. Pese a esos porcentajes nada halagüeños, Emilio Pérez Touriño, se mostraba seguro de que finalmente se produciría «una movilización masiva». Vuelco vespertino A las cinco de la tarde, las tornas cambiaban y se producía un vuelco en las cifras sobre participación electoral, que superaban las registradas a esa misma hora en las autonómicas de 2005. En esos momentos ya había acudido a las urnas un 49,03% de los gallegos con derecho a voto, un 2,3% más que en la cita precedente. La posibilidad de que la abstención no superara a la de 2005 empezaba a acariciarse.