La UE acusa a los laboratorios de frenar los genéricos

La UE acusa a los laboratorios de frenar los genéricos
La UE acusa a los laboratorios de frenar los genéricos

bRUSELAS- La UE ha metido la mano en el avispero del sector farmacéutico, donde se mezclan los intereses de una industria poderosa, e impulsora del I+D, y los productores de genéricos, que permiten la generalización de medicamentos más baratos. Las conclusiones no han sido positivas, al concluir que el mercado de medicamentos no funciona bien. Las víctimas: los consumidores. Tras concluir su informe sobre la competencia en el sector, la Comisión Europea ha observado que la entrada de medicamentos genéricos se retrasa debido a costosos litigios, que duran hasta tres años, y que son utilizados por los productores originarios simplemente como estrategia para impedir su entrada. A partir de una muestra de medicamentos que perdió la exclusividad en 17 Estados miembros entre 2000 y 2007, los resultados de la investigación presentados ayer demostraron que la llegada de genéricos al mercado se retrasó más de siete meses tras el vencimiento de las patentes, lo que incrementó el gasto de los ciudadanos hasta un 20 por ciento. Según la Comisión, la llegada de un genérico al mercado puede reducir hasta un 40 por ciento el precio de un medicamento tras dos años en el mercado. El momento de actuar «La investigación nos ha revelado lo que funcionaba mal en el mercado, ahora ha llegado el momento de actuar», advirtió ayer la responsable de competencia de la UE, Neelie Kroes. «No vacilaremos en aplicar normas de defensa de la competencia cuando dichos retrasos resulten de prácticas anticompetitivas», añadió. De hecho, el Ejecutivo comunitario anunció ayer la apertura de una investigación a la compañía francesa Servier y otras firmas importantes de genéricos, como Teva, por posible violación de la legislación comunitaria. Así mismo, la comisión prestará especial atención a los acuerdos con los que concluyen los casos de litigio. La Asociación Europea de Genéricos (EGA) y la organización de consumidores europeos (BEUC) coincidieron en pedir reformas legislativas para mejorar el funcionamiento del sector, en áreas como el sistema de patentes o los precios. Por su parte, la patronal farmacéutica pidió un sistema de patentes fuerte y efectivo ya que, dicen, el informe de Bruselas ha demostrado que la fragmentación del marco regulatorio es la principal causa para el retraso de genéricos y medicamentos nuevos.