MENÚ
viernes 16 noviembre 2018
08:12
Actualizado
  • 1

Las ronaldas invisibles y mileuristas: así son las estrellas del fútbol femenino

Ganan en un año MENOS QUE Cristiano ronaldo EN UN SOLO DÍA. Se llevan los apuntes a los partidos. No firman autógrafos. Las mejores futbolistas españolas no saben lo que es la fama

  • Las ronaldas invisibles y mileuristas: así son las estrellas del fútbol femenino

Tiempo de lectura 5 min.

12 de julio de 2009. 00:29h

Comentada
12/7/2009

A Cristiano Ronaldo le bastaron el pasado lunes unos cuantos toquecitos al balón y un precocinado titular de cinco palabras -«Uno, dos, tres, ¡Hala Madrid!»- para arrancar los gritos desgarradores de 80.000 personas en las gradas del Bernabéu. Natalia de Pablos puede presumir de tener aún más puntería que la estrella portuguesa (33 goles esta temporada con el Rayo Vallecano), pero ni se le pasa por la cabeza soñar con que, algún día, un gentío similar aclame su nombre. Es fácil echar cuentas. A 200 aficionados, como máximo, por partido, Natalia necesitaría 400 encuentros -toda una vida dando patadas a un balón- para reunir a una muchedumbre similar a la que congregó Cristiano Ronaldo el día de su presentación con el Real Madrid. Y del dinero ni hablamos. El dinero. Cristiano Ronaldo cuesta 94 millones de euros. Y ganará 9,5 millones ¡limpios! al año. Aparentemente, su máxima preocupación en esta vida es decidir cada mañana si acude al entrenamiento en un Porsche, un Ferrari o un Mercedes. Natalia, por ejemplo, no tiene ese problema. Al estadio se desplaza en su Golf de segunda mano y lo único que tiene que dilucidar es qué libro de la carrera de Magisterio se lleva a las concentraciones para darle el último repaso antes de cada partido, ya que, como la mayoría de sus compañeras, compagina fútbol y estudios. Sueldos muy bajos Su meta, ahora mismo, es convertirse, por fin, en «mileurista», algo de lo que muy pocas futbolistas españolas pueden presumir. Y es que ni siquiera ser «pichichi» y marcar goles a pares garantiza cuatro dígitos al mes en la cuenta corriente. Al igual que Natalia, otra de las grandes estrellas de la Superliga femenina, Ruth García, es reacia a desvelar cuánto gana exactamente. No es por falsa modestia. Una pista: en torno a los 1.000 euros, cifras de crack en el diccionario del fútbol femenino. Y lo suficiente para comprarse hace tres años un coche, nuevecito, eso sí. «Mi Ferrari es un Opel Astra que no me da problemas», bromea. Su renovación por una temporada más con el Levante U.D., cerrada estos días, ha sido en realidad uno de los grandes fichajes del verano. Ni Kaká, ni Karim Benzemá, ni Raúl Albiol. Eso sí, nada de buscar una media columna en la prensa deportiva. Del bocadillo al menú del día Pero nadie refleja con más aspereza el abismo que hay entre chicos y chicas en el mundo del fútbol que Laura del Río. Goleadora, internacional con España y emigrante de «lujo», es una de las pocas que ha dado el salto a una liga extranjera. Juega en el F.C. Indiana y puede presumir de marcar goles a tríos, como en su debut ante el Chicago. En su nuevo club es toda una estrella. Enhorabuena, ¿y el sueldo?: 24.000 euros anuales. «Con lo que me pagan de momento me da para vivir», se conforma. Eso sí, que no le escuche Ronaldo: 24.000 euros (más una propinita de otros dos mil euros) es lo que CR9 ganará este año en el Madrid... cada día. De hecho, con una mínima parte (300.000 euros) de lo que Florentino Pérez ha pagado este verano por su fichaje más sonado, el Levante Unión Deportiva, subcampeón de Liga y seis veces campeón de Copa, ha construido su equipo. Su responsable, Manuel Almécija, lleva diez años en el fútbol femenino, y en este tiempo ha visto de todo. «La mayoría de las jugadoras cobra entre 500 y 800 euros, por lo que lo suyo es puramente vocacional. Tiene mucho mérito», asegura. Y eso que las cosas han mejorado algo en los últimos tiempos. «Antes íbamos a los estadios con un bocadillo que nos tomábamos en una cuneta o en un área de servicio -reconoce-. Ahora tenemos un convenio con una cadena de hoteles y comemos primer plato, segundo y postre». La «peña» de las madres Frente al «show bussines» del balompié masculino, el panorama que dibujan las futbolistas españolas tiene unos ingredientes comunes, se pregunte a quien se pregunte: pocos autógrafos, aún menos entrevistas, muchos apuntes y libros de texto para repasar en las habitaciones de los hoteles y, sobre todo, una colección de madres gritando en las gradas «¡penalty!». Porque los partidos de fútbol femenino se disputan prácticamente en la intimidad, y la familia sigue siendo el principal soporte de las jugadoras. Al campo del Rayo Vallecano, actual campeón de Liga, acuden apenas 200 incondicionales, algo más en las grandes citas. El Levante, ganador del título la temporada anterior, reúne a unas 500. Los otros dos grandes del fútbol español, el Espanyol y el Athletic, superan algo esta cifra, sobre todo este último, que es capaz de llenar una grada entera del estadio de Lezama. Y se acabó. Muchos de ellos son familiares y amigos. «Las más fieles son las madres -reconoce Natalia de Pablos-. La mía va a verme algunas veces». «Las familias suelen ser las que llenan las gradas, aunque cada vez se está enganchando más gente al fútbol femenino», afirma Laura del Río. Autógrafos por la calle Con tanto padre, madre, hermano y amigo en las gradas, las posibilidades de cruzarse con un fan fuera del estadio se reducen mucho. Mientras Messi, Fernando Torres, Villa y compañía tienen que mostrar sus mejores habilidades para regatear a los «cazautógrafos», las «ronaldas» pueden pasear despreocupadas por la calle. «¿Un autógrafo? Sí, sí, recuerdo un día que iba caminando por el centro de Valencia y me paró un hombre al que no había visto nunca. Me dijo: ``Yo te conozco, tú eres Ruth, juegas de defensa central en el Levante¿¿. Me sorprendió mucho». «En Indiana no me conocen por la calle -añade Laura del Río, ex jugadora también del Levante-. Sólo firmamos autógrafos después de los partidos, y no en todos. La primera vez que me lo pidieron me sentí un poco rara y pensé que era una broma. De hecho, ahora sigo pensando que es una broma cada vez que me ocurre». el muro defensivo ¿ Ficha: Ruth García García. 22 años. Defensa central del Levante Unión Deportiva. Cobra en torno a los 1.000 euros al mes. ¿ Palmarés: dos veces campeona de Copa y una de Liga. ¿ Un día normal... Por la mañana estudia la carrera de Fisioterapia. Por las tardes entrena de 5 a 7:30 horas. Tiene un Opel Astra. ¿ Con el dinero de Cristiano Ronaldo... «Si alguna vez lo gano será sólo porque me ha tocado la lotería. Pero soy consciente de que tengo que vivir con lo que tengo». la goleadora ¿ Ficha: Natalia de Pablos. 23 años. Delantera del Rayo Vallecano. Cobra menos de 1.000 euros al mes. ¿ Palmarés: campeona de la Superliga. 33 goles entre Liga y Copa. ¿ Un día normal... Estudia Magisterio por las mañanas y entrena por las tardes. Tiene un Golf de segunda mano. ¿ Con el dinero de Ronaldo... «Ni se me pasa por la cabeza qué haría con tanto dinero. Las futbolistas jamás pensamos que nos puedan pagar nada parecido». Pasa a la página siguiente

Últimas noticias