Los malos datos de Cultura

Leslie Nielsen, en un momento de su cameo en «Spanish movie», junto a Chiquito de la Calzada
Leslie Nielsen, en un momento de su cameo en «Spanish movie», junto a Chiquito de la Calzada

Los datos provisionales que conocemos sobre la cosecha de 2009, que reflejan un descenso de espectadores superior al treinta por ciento, aún no cuentan con los efectos de la Ley de Cine, pero también es cierto que su aplicación no supondrá un alivio inmediato de las cifras. Para empezar, el borrador de orden ministerial que presentó a los sectores Ignasi Guardans, director general de Instituto de Cine (ICAA), debe pasar el visto bueno de Bruselas, y después contar con las objeciones de los distintos profesionales. Según los cálculos de Guardans, esto no ocurrirá antes de finales de año. Por tanto, serán las cintas rodadas en 2010 las primeras que puedan someterse al nuevo sistema de ayudas y los efectos no serán visibles hasta 2011. Mientras, los productores se encomendarán a valores seguros, como Amenábar, que estrenará «Ágora» en otoño, y a grandes producciones de animación, como «Planet 51». Las cifras generaron ayer una polémica entre el ICAA y las salas de cine. Aunque las de ambos están de acuerdo en que las películas nacionales han experimentado un descenso significativo, no coinciden en los datos generales. Según las cifras de Cultura, durante el el primer semestre del año han acudido 816.262 espectadores menos a las salas, aunque, según la Federación de Cines de España, no ha habido tal descenso, sino un incremento de 3,7 millones de espectadores. Los datos del ICAA son provisionales, cerrados al 14 de junio y con una estimación del 90 por ciento de las sesiones declaradas, mientras que la Federación de Cines de España (FECE) trabaja con una consultora, Nielsen-Edi, que opera con datos en tiempo real y al cien por cien. «El Ministerio de Cultura da los datos mal y tarde», ha señalado en declaraciones a Efe un portavoz de la FECE.