Más de 300 kilómetros de solidaridad

Liderados por el campeón de España Pedro José Hernández, quieren recaudar material escolar para los pequeños.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Madrid- Pese a escuchar frecuentemente desde el cariñoso «estáis locos» hasta el incrédulo «nos estáis tomando el pelo», los diez corredores –ocho titulares y dos suplentes– que tienen pensado cruzar la Vía de la Plata en tan sólo 24 horas se ven capaces de lograr una proeza que no cuenta con precedentes. Con todo, estos vecinos de la localidad cacereña de Torrejoncillo saben que se enfrentan a no pocas adversidades: 333 kilómetros, desde el sur hasta el norte de Extremadura, con relevos cada media hora, a ritmo de cuatro minutos y 20 segundos el kilómetro. ¿La fecha? El próximo 19 de enero. Sin embargo, la preparación ya ha empezado.

La idea partió de una iniciativa de Pedro José Hernández, campeón de España de carreras de montaña, tras ponerse en contacto con la organización de varios maratones solidarios en campamentos saharauis de Argelia, que le propusieron recorrer la Vía de la Plata con el objetivo de recaudar material escolar para los niños de la zona.

Así, empezó el reclutamiento en su pueblo de Torrejoncillo: Vicente Clemente y Pedro Juán Vercel, expertos en triatlón y «ironcat» –triatlón a larga distancia–; Francisco Llanos, cuya especialidad son las traineras; el atleta Francisco Ezequiel; el corredor Juan Manuel Acejas; Andrés Castaño y Jesús Hernández Garrido, ambos bomberos de la Diputación de Cáceres; el guardia civil Manuel Perozo, de Badajoz ; e incluso un alcalde, Raúl Amor, responsable del Consistorio de Aldeanueva de la Vera.

«Nos gustan las locuras»

«Siempre nos han gustado los retos que supongan una aventura. Durante 4 o 5 días somos capaces de irnos de casa y perdernos por ahí», comenta Pedro José Hernández. Nadie debería extrañarse de ello, teniendo en cuenta la pasión que despierta en Torrejoncillo el atletismo. «Somos un pueblo de 3.000 habitantes. Pues bien: 1.500 personas, la mitad del pueblo, participó en una competición local. Aquí existe una gran tradición deportiva y se trabaja mucho la cantera».

Con todo, las reacciones de los vecinos no han sido ni mucho menos de indiferencia. «Aún se sorprenden de las cosas que hacemos, porque nos metemos en muchas locuras», comenta el deportista.

Y entre las últimas se encuentra esta iniciativa solidaria que busca –de momento con éxito– la participación tanto de empresas como de particulares. Todos aquellos que quieran colaborar con la dotación de material escolar sólo tienen que entrar en internet, en el blog retodelaplata.blogspot.com, donde encontrarán la forma de ponerse en contacto con los organizadores.

A dos meses vista de la prueba, ahora queda un largo proceso de preparación por delante. Por poner un ejemplo, uno de los corredores, Vicente Clemente, aumentará los hidratos de carbono los días previos a la prueba, a la vez que reducirá sus entrenamientos de natación y ciclismo –dos de las prácticas que incluye el triatlón– para centrarse en la carrera a pie.

Porque cualquier ayuda será insuficiente durante la travesía, que dará comienzo a las 12:00 de la mañana en la localidad cacereña de Monasterio y finalizará a la misma hora del día siguiente en Baños de Montemayor (Salamanca). «Fijamos esa hora pensando en la gente porque, al caer en un fin de semana, podrán acercarse», comenta Pedro José.

Pero no es lo mismo 333 kilómetros en línea recta que con subidas y bajadas. Porque el nivel acumulado en la Vía de la Plata, en su recorrido habilitado para el senderismo, alcanza los 5.000 metros. De ahí que no puedan estar del todo desamparados: además de contar con el apoyo de dos furgonetas y bicicletas, tendrán a su disposición una unidad móvil de pruebas fisiológicas, donde comprobarán sus frecuencias cardíacas y se realizarán análisis de sangre. Así, todo parece dipuesto para una carrera en la que el corazón empujará más que las piernas.