Muere una mujer brasileña degollada por su pareja en Pamplona

La Policía Municipal de Pamplona ha encontrado hoy muerta en un domicilio de la capital navarra a la joven brasileña de 20 años Tatiele de Sousa Neres, cuyo presunto asesino, su compatriota Tiago Rosa Silva, de 23 años, ha intentado suicidarse saltando a un patio interior del edificio desde el cuarto piso. 
La joven, natural de Posse, ciudad del estado brasileño de Goias, y el presunto homicida, nacido en la localidad de Anápolis, trabajaban en un club de alterne de Pamplona, ella ejerciendo la prostitución, según han informado fuentes de la investigación, cuya hipótesis principal es que se trata de un caso de violencia de género. 
El suceso se ha producido en torno a las 04,00 horas cuando, tras recibir una llamada de un ciudadano que alertaba de una fuerte discusión, los agentes hallaron a la joven en un gran charco de sangre con el cuello seccionado por un arma blanca. 
Además, en el patio de luces del edificio, ubicado en el número 6 de la Travesía Guelbenzu, se encontró al presunto autor de los hechos, tras haberse precipitado desde un balcón del cuarto piso. 
El presunto asesino sufre traumatismos de cierta consideración y ha sido trasladado al Hospital de Navarra, aunque su vida no corre peligro.
El delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, ha comentado que la línea prioritaria de actuación con la que trabaja la Policía Nacional es que se trata de un caso de violencia de género, aunque esta tesis está pendiente de confirmación definitiva hasta que se complete la toma de testimonio al presunto asesino, se termine el registro del domicilio y se haga la autopsia a la víctima.
Ripa ha afirmado no obstante que hay otros elementos que «inducen a una cierta duda a los investigadores, aunque sea mínima», como el hecho de que el presunto asesino niegue ser el autor del crimen, que la joven esté domiciliada en otra vivienda y que ambos compartieran lugar de trabajo. 
Ambos jóvenes estaban en situación irregular en España y la Policía les había abierto sendos expedientes de expulsión el pasado mes de noviembre. 
El Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona ha decretado el secreto de sumario en relación a este caso, han señalado fuentes judiciales, que declinaron facilitar ningún detalle sobre este suceso, aunque otras fuentes de la investigación indicaron que no se tiene conocimiento de que la víctima hubiera presentado alguna denuncia contra su presunto agresor.
Este suceso ha provocado la condena de partidos políticos y organizaciones sociales de Navarra y que el Gobierno Foral convocara urgentemente una concentración de repulsa en la Plaza del Vínculo de Pamplona. 
Al término de la concentración silenciosa, la consejera de Bienestar Social, Familia, Deporte y Juventud, María Isabel García Malo ha destacado a los medios de comunicación que está aumentando el número de denuncias registradas en el último año en Navarra, que han llegado a 963 en total, una práctica que ha considerado «clave» para erradicar este problema social. 
Por su parte, la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, ha reconocido que son las instituciones las que tienen que «intentar luchar contra esta lacra social» y ha confiado en que, con la educación que se está transmitiendo a los jóvenes, se consiga avanzar hacia ese objetivo.