Plante sindical a Zapatero en el Día de los Caídos

Es el segundo año que Zapatero celebra en La Moncloa un homenaje a los agentes fallecidos en acto de servicio.

La Razón
La RazónLa Razón

Buena parte de los sindicatos policiales y las asociaciones de la Guardia Civil boicotearon ayer el acto de homenaje a las víctimas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que de forma solemne se celebró en los jardines de La Moncloa. Aprovecharon el segundo año de homenaje como altavoz a sus reivindicaciones profesionales y salariales. En un comunicado firmado por seis sindicatos y asociaciones, agradecían el recuerdo a los agentes fallecidos en 2008, pero exigían «más respeto cuando estamos vivos». El presidente del Gobierno recogió el guante y en su discurso prometió mejorar las condiciones laborales a policías y guardias civiles.
Las reinvindicaciones no se oyeron en el acto, pero ayudaron a caldear la gélida mañana en los jardines de La Moncloa. El presidente del Gobierno, junto a los ministros del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y de Defensa, Carme Chacón, junto a numerosas autoridades y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, participaron en el acto conscientes de las protestas anunciadas previamente.
Para hacer frente a las reivindicaciones, Zapatero se comprometió, en su discurso, a respaldar con mejores recursos materiales y humanos la labor de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. «Seguiréis teniendo el respaldo que necesitáis para poder desempeñar vuestras funciones, cada día con mejores recursos materiales, con unos medios humanos cada vez mejor formados y en número suficiente», dijo el presidente del Gobierno, que prometió «unas condiciones laborales adecuadas». Quiso dar trascendencia a sus palabras en un acto de este tipo: «En una ocasión tan especial como es este homenaje no puede decirse nada en vano».
Zapatero hizo entrega de un documento y una placa oficial a los familiares de los ochos guardia civiles y cinco miembros de la Policía Nacional fallecidos durante el año pasado.
El presidente recordó el trigésimo aniversario de la Constitución para afirmar que en estas tres décadas «se han superado no pocas limitaciones históricas, entre ellas la de proteger la libertad y seguridad».
El ministro del Interior dedicó palabras de agradecimiento, «por su fortaleza y entereza de ánimo», a la viuda del guardia civil Juan Manuel Piñuel, asesinado por ETA en mayo en el cuartel de Legutiano (Álava). Rubalcaba también expresó que «el buen hacer» de policías y guardias civiles le ha proporcionado los mejores momentos en sus tres años al frente del Ministerio del Interior. Añadió Rubalcaba que ser agente de la Policía o de la Guardia Civil «es sinónimo de coraje para enfrentarse a riesgos y amenazas, además de tener la entereza y el optimismo necesarios para soñar con lo mejor de la sociedad».