Respaldo o toque de atención

El vicepresidente sigue siendo secretario general del PSOE-A, lo que sitúa al partido en una postura difícil ante una negativa.

¿Respaldo o toque de atención?
¿Respaldo o toque de atención?

Justo un día después de que el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, subiera el tono y asegurara que Andalucía no apoyará el nuevo sistema de financiación «si se generan nuevas desigualdades» y que el PSOE-A pidiera «sensibilidad» a Zapatero para llegar a un acuerdo, el Gobierno andaluz anunció que el vicepresidente tercero Manuel Chaves se reunirá en Sevilla con Griñán el próximo lunes. ¿Casualidad o causalidad? La realidad es que al fin se han «desbloqueado las agendas» y el ministro de Cooperación Territorial tendrá su primer encuentro institucional con su sucesor en el cargo, después de reunirse con los presidentes de Castilla y León, Aragón, Baleares, Murcia, Valencia, Cataluña, La Rioja, Canarias, Extremadura, Castilla La Mancha, Asturias, Cantabria, País Vasco, Ceuta y Melilla. El portavoz del Gobierno andaluz, Manuel Pérez Yruela, negó ayer un posible desencuentro entre la Junta y el Ministerio de Economía, y aseguró que el proceso «está abierto» y la comunicación es «fluida». La realidad es que desde que en diciembre el anterior ministro Pedro Solbes presentara las bases del proyecto, no hay ninguna noticia más sobre los criterios que el Gobierno central va a incluir en el acuerdo de financiación. Y aquí radica el problema, porque Cataluña aprieta para que se cambie la población como base del nuevo modelo y se incluya otro distinto como la recaudación tributaria.En este contexto, la visita de Chaves no parece casual. El vicepresidente tercero no es el que elabora los criterios definitivos y cuantifica el dinero que recibirá cada autonomía, ya que esa competencia recae sobre la vicepresidenta segunda, Elena Salgado. Pero es él el que está sondeando a todas las autonomías y la hipótesis de que Andalucía se negara, supondría un rotundo fracaso de su intermediación. Además, Chaves sigue siendo el secretario general del PSOE-A, y pensar en que los socialistas andaluces tuvieran que apoyar una negativa de Griñán a un modelo impulsado en parte por el ex presidente andaluz tendría difícil encaje. Donde lo tienen claro es en el PP-A. Su secretario general, Antonio Sanz, aseguró que Griñán está haciendo «un paripé» diciendo que dirá «no» a la financiación porque «dio un cheque en blanco» al Gobierno.El próximo lunes 29 habrá otro capítulo, a la espera de que se cierre antes del 15 de julio, fecha marcada por el presidente Zapatero para el acuerdo definitivo.«Ejemplo de transparencia»El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler, aseguró ayer, tras el Consejo de Gobierno, que el asunto del expediente de concesión de una subvención de diez millones de euros a la empresa Minas de Aguas Teñidas se ha gestionado con una «absoluta transparencia», de la que no existe precedente en ninguna otra comunidad autónoma. La Consejería de Justicia será ahora la que elabore un informe que responda a la denuncia que el lunes presentó el PP ante la Junta de Andalucía por presunta vulneración de la Ley de Incompatibilidades. Será el propio Consejo de Gobierno el que decida o no aceptar la denuncia. El Gobierno atribuye las palabras de Griñán sobre su edad a su «honestidad política e intelectual»Ni en la Junta ni en el PSOE-A quieren que se asocie la palabra «interino» a José Antonio Griñán. Por eso, cuando el presidente andaluz advierte (y lo ha hecho ya en varias ocasiones) que aunque su deseo es encabezar la lista de su partido a las próximas elecciones autonómicas hay que tener en cuenta su estado físico dentro de tres años, todos se apresuran a cerrar filas y restarle importancia a esos comentarios. Ayer le tocó el turno a Pérez Yruela, que aseguró que las palabras del presidente de la Junta son un ejemplo de «honestidad política e intelectual» y que ha «reiterado de forma machacona su firme voluntad de presentarse». El portavoz quiso ir más allá, y dijo que «es normal y de sentido común» lo dicho por Griñán sobre su edad (acaba de cumplir 63 años) porque «en la vida todo depende de la salud con independencia de la edad que se tenga». Frases de perogrullo para tratar de cerrar una polémica que sólo dejará de serlo cuando haya un pronunciamiento claro y definitivo sobre la disposición del actual presidente a repetir como candidato de la Junta, sin buscar argucias de ningún tipo. Mientras tanto, el PP insistirá en su estrategia de presentar a Griñán como «un político sin ganas, sin ilusión y sin fuelle» que, además, «no sale de palacio», como lo volvió a definir ayer Antonio Sanz.