Tolerancia cero con la simbología etarra

VITORIA- Tolerancia cero con toda la cartelería de apoyo a ETA en los municipios vascos y exigencia máxima a los ayuntamientos que no colaboren en su retirada. Lo dejó así de claro el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, quien advirtió de que su Departamento se encargará de eliminar los carteles, fotos y pintadas de ETA en caso de que los ayuntamiento se nieguen a hacerlo. Eso sí, precisó, les cargarán los gastos de limpieza. El primer caso lo puede protagonizar la localidad vizcaína de Lekeitio, gobernada por el PNV, a la que se le ha concedido un plazo de 24 horas para que erradique los símbolos relacionados con la banda terrorista. Ares, que recordó que este requerimiento lo cumplió la alcaldesa de Mondragón (ANV), explicó que el Ayuntamiento de Lekeitio ha respondido que esta actuación le corresponde al Departamento de Interior. «No voy a aceptar excusas», zanjó ante dicho argumento. En una entrevista en Radio Euskadi, el mismo día en el que la bandera española, junto a la vasca y la europea, ondeó por vez primera en el exterior de la sede central del Gobierno vasco, el consejero indicó que se ha propuesto eliminar todo tipo de iconografía relacionada con ETA para cumplir la Ley de Víctimas del Terrorismo, «que establece con toda claridad que eso no puede tolerarse». Y dijo que este cometido lo desempeñará «con profesionalidad, cuidando la seguridad de quienes tienen que retirar este tipo de carteles» para acabar con la impunidad. Entretanto, prosigue la labor de la Ertzaintza en este sentido. Ayer agentes de la Policía vasca entraron en la «herriko taberna» del casco viejo de Bilbao para retirar las fotografías de los presos de ETA presentes en el local. Según informó el Departamento de Interior, poco antes de las 11 de la mañana varios efectivos que estaban «escoltando» a un grupo de trabajadores municipales de la limpieza que borraba unas pintadas en la calle Ronda, se percataron de que en el interior de la «herriko taberna» había una serie de fotografías y pancartas que podrían llegar a ser constitutivas de un delito de enaltecimiento del terrorismo. De esta forma, los agentes accedieron al local para proceder a retirar las imágenes de los presos etarras e identificaron a las cinco personas que se encontraban en el interior en ese momento, sin que se registrase ningún incidente. Por otro lado, en la noche del miércoles varios radicales lanzaron dos cócteles molotov contra una sucursal de la Kutxa en Andoain (Guipúzcoa), que sufrió graves daños materiales en el cajero automático.