Un corte que vale por dos

La actriz y diseñadora, Elizabeth Hurley crea tendencia con sus peinados
La actriz y diseñadora, Elizabeth Hurley crea tendencia con sus peinados

Un corte, dos peinados. Bajo esta máxima se inspiran las tendencias de cabello para la temporada que viene. ¿Que toca reunión de trabajo? La melena ultralisa y geométrica a golpe de plancha cumple de sobra los requisitos. ¿Enlazamos oficina con fiesta nocturna? Tenacillas para lograr ondas en cascada para las más clásicas; rizzi con la de plancha y apliques zigzag para las nostálgicas del disco de los 70; o sobredosis de «spray» de fijación y secado cabeza abajo para un resultado provocador. Pero, ¿no es lo que convertía a Carry Bradshow en la más fashion de la ciudad de los rascacielos, el cambio de look sin pasar por la peluquería? Pues es lo último, según L´Oréal Professionnel. La marca cumple 100 años y el pasado junio reunió en París a más de 4.000 gurús internacionales del cabello en una cita cargada de «glamour»: múltiples «shows» ponían de manifiesto que la monotonía capilar está totalmente «out», que lo que impera es el atrevimiento por encima de la apuesta discreta, pero segura: estilo neoyorquino en estado puro. Ondas y buclesAllí, las mujeres a la última acuden a los «Cut-Artist». «Se trata de peluquerías de autor que crean fanatismo. Los salones tienen largas listas de espera y la consumidora buscan estilos personalizados y adaptados milimétricamente a su rostro, tipo de cabello y estilo de vida», cuenta a LA RAZÓN el gurú español Óscar Guinea, uno de los protagonistas del encuentro.«La otra apuesta fuerte es el "Hot Syling", una manera de crear peinados con herramientas de calor. Las americanas vuelven a los salones una vez hecho el corte sólo para peinar sus cabellos con ondas, bucles, cabellos extra lisos y rizos de pasarela conseguidos con planchas, tenazas de calor y cepillos eléctricos, siempre con protección térmica para mimar la fibra», añade el estilista. Y si antes era «Sexo en Nueva York», ahora es «Gossip Girl», la serie con más tirón entre las adictas a«lo siguiente». Más jóvenes y clásicas que Carry, Blake Lively, Leighton Meester y Jessica Szhor son los nuevos ídolos, como apunta otro gurú de la melena y director creativo de Redken, Guido Palau. Entre estas adolescentes talluditas prima la versión «Hot Syling», osea, mucho secador, mucha onda y algo de cursilería aderezada con lazos y prendedores. Para texturizar, un poco de Cashmere, de Textura Expert, el producto fetiche de los peluqueros y el secreto de las melenas sedosas. Las series de televisión crean tendencia, pero no son las únicas. Según Óscar Guinea, la verdadera moda en Nueva York sale de las galerías de arte, las tiendas de los diseñadores del Soho, los clubes y los restaurantes. Quedó patente en los fastos del centenario de L´Oréal, donde fluían en la pasarela cabellos pulidos, planchados y muy hidratados: «Son cortes realizados con tijeras de filo creados con láser, y el resultado provoca capas invisibles, suaves y con un movimiento que ya vimos en la pasarela de Dona Karan», añade el estilista. En cuanto al concepto, prima entre las estadounidenses la cultura de la salud también aplicada al cabello: que esté sano y brillante. En cuestión de texturas, Michelle Obama y la colección de Yves Saint Laurent han lanzado al estrellato las texturas afro. Rescatamos las planchas en zigzag, los rulos calientes y las tenazas mini, lo que puede multiplicar el volumen y cambiar radicalmente el «look».«Pero son más las "celebrities"de la Gran Manzana las imitadas hasta la saciedad», concluye el peluquero. Kylie Minogue, cuyos cambios de peinado emocionan; Elizabeth Hurley, que desde que diseña para Mango se ha popularizado en nuestro país; Scarlett Johansson, la favorita entre las treintañeras; y Jessica Simpson y Hanna Montana entre las preadolescentes. En corto, las falsas mechas de Rihanna o, por qué no, la versión chic senior a lo Victoria Beckham.