FC Barcelona

Una banda demoledora: 5-0 50 puntos

El Barcelona goleó al Deportivo y los tres primeros tantos llegaron desde la derecha, donde están Alves y Messi. El conjunto gallego fue demasiado inocente

En el Barça casi todos los jugadores pueden marcar. Lo hace Henry, que parte desde la izquierda, lo hacen Messi, Etoo y también los centrocampistas, que entran desde atrás. Todos pueden marcar, pero el origen casi siempre es el mismo: el lado derecho. El Deportivo sufrió la pegada de la banda más demoledora de la Liga y entre su falta de intensidad y las revoluciones que el equipo de Guardiola le mete a cada duelo, salió del Camp Nou goleado. El conjunto gallego se movió entre el respeto y la pasividad. El Barcelona ha conseguido que sus rivales se rindan casi antes de empezar, que salgan derrotados. Demostró el Dépor que sabe manejar la pelota cuando la tiene, pero ayer no la quiso. Prefirió meterse cerca de Aranzubía y para jugar así es necesario morder y ser agresivo. Tampoco sucedió. Henry marcó el segundo gol del Barça de una cabezazo y Manuel Pablo ni intentó impedírselo. Estaba a su lado, pero no le molestó ni le metió el cuerpo ni saltó para despejar. El pase se lo había dado Alves, precioso, con el exterior, tras salvar Messi un balón que se iba fuera. El brasileño y el argentino forman una sociedad de momento ilimitado. No se sabe dónde está su techo. A veces se apoyan entre los dos y otras Leo lo hace todo. Xavi robó un balón a Juan Rodríguez en el medio y se lo dio a la «Pulga», que partió desde la derecha hacia el interior hasta llegar al área y cruzar la pelota para anotar el primero. Incluso los rivales hacen que los goles sean más estéticos, porque Aranzubia se lanzó al lado contrario. Fue la primera punzada del lado diestro azulgrana. El Barça define por ahí, pero la clave está en el funcionamiento colectivo, en la presión en el área rival para robar el balón lo más cerca posible del portero contrario. Luego está la capacidad de distribución de Xavi. El «6» administra el balón con inteligencia y calma, a un lado y a otro, al espacio o al pie, según requiera la situación. El estropicio de Alves al Dépor aún no había terminado. Otra internada suya, con el beneplácito de Cristian y Filipe Luis, terminó en el gol de Etoo, el «Pichichi», que empezaba a mostrarse ansioso porque sus compañeros habían marcado y él no. Al Deportivo, que perdió a Guardado por lesión, no le quedaron fuerzas para buscar la remontada. El Barça bajó un poco el ritmo y el equipo de Lotina se acercó algomás a la portería de Valdés, aunque sin llegar a tener una oportunidad clara de gol. El Barça esperó a la entrada de Iniesta para volver a arrancar. Al equipo de Guardiola le sale todo y hasta un mal control de Puyol en una subida se convirtió en penalti y expulsión de Aranzubia. Juan Rodríguez tuvo que ponerse de portero. Etoo ya tenía su segundo tanto, los mismos que Henry.