Una empresa denuncia a los gigantes del móvil por mal uso de patentes

La Razón
La RazónLa Razón

Una empresa catalana, Fractus S.A., ha demandado en Estados Unidos a varios fabricantes de teléfonos móviles -entre los que destacan Samsung, Sharp, LG y Palm- por el uso indebido de nueve patentes distintas. Las patentes de la discordia pertenecen a Fractus y forman parte de las más de 80 que posee en todo el mundo, 30 de ellas en Estados Unidos. Fractus es una empresa con sede en Sant Cugat del Vallès, pionera en el desarrollo de antenas internas para teléfonos móviles y otras industrias, controlada por capital catalán. Antenas pequeñas Fractus dio con la solución al reto de diseñar antenas tan pequeñas como para encajar en el reducido tamaño de un teléfono móvil, pero suficientemente potentes como para poder acomodar las múltiples bandas de los móviles de hoy. Actualmente, Fractus es un proveedor activo de antenas para diversas aplicaciones y ha fabricado millones de antenas, según señaló la empresa. «Es de admirar que Fractus presente esta demanda contra dichas empresas de telefonía móvil, muchas de las cuales conocían a Fractus y su tecnología y, a pesar de ello, siguieron infringiendo sus patentes. La tecnología de Fractus ha añadido mucho valor tanto al usuario de telefonía móvil como al fabricante», declaró ayer el letrado Max Tribble de Susman Godfrey LLP, representante de Fractus. «Estamos agradecidos que Fractus nos haya seleccionado para representarles en este caso de violación de la propiedad intelectual», añadió el abogado. Fundada en 1999, actualmente, Fractus tiene como máximos directivos a Rubén Bonet y el director tecnológico, Carles Puente, ambos fundadores de la compañía.