Una nueva Policía para Madrid

Como un nuevo cuerpo. Los Bescam de diferentes ayuntamientos se unirán y reforzarán las zonas más inseguras.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

MADRID- Dos muertes por arma de fuego en menos de 24 horas, oleadas de robos, un alarmante aumento de los delitos sexuales... El repunte de delincuencia en Madrid parece una realidad, a falta de datos o estadísticas que ni el Ministerio del Interior ni Delegación de Gobierno hacen públicas.

La Comunidad ha pedido hasta la saciedad a Soledad Mestre y a Alfredo Pérez Rubalcaba que tomen medidas concretas para atajar la inseguridad en la Región. En concreto, el consejero de Interior, Francisco Granados, ha demandado por activa y por pasiva que se aumenten las plantillas de Policía y Guardia Civil hasta sumar tres mil efectivos. Incluso, comprometiéndose su Consejería a pagar a los agentes el plus de capitalidad que los agentes reclamaban.

Sin embargo, no ha habido respuesta por parte del Gobierno de Zapatero. Idéntico comportamiento que con la reforma de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que no se lleva a cabo.

Ante esta situación, la Comunidad ha optado por tirar por la calle de en medio y prepara un borrador que modificará la ley de coordinación de policías locales y que permitirá al Gobierno regional, junto con los alcaldes de los municipios, decidir el destino de los agentes de las Bescam en caso de que una localidad sufra un aumento de violencia.

Por ejemplo, si como hace unos días, un determinado pueblo como Colmenar hace frente a multitud de asaltos a viviendas en una sola noche, la Consejería de Interior podría mancomunar a un número determinado de agentes Bescam para que, por un tiempo, refuercen la seguridad en ese municipio.

A día de hoy, estos agentes a los que paga la Comunidad, dependen de forma exclusiva del Ayuntamiento en el que están destinados. Con la nueva ley sería el Gobierno de Aguirre el que, de acuerdo con los consistorios afectados, decidiría dónde hacen falta más policías y obraría en consecuencia.

Para incluir esta novedosa fórmula en la reforma de la ley, el gabinete de Granados ha recurrido a una Ley Orgánica. En concreto, a la de Desarrollo Sostenible en el Medio Rural, que hace referencia a promover planes de acción para la seguridad en medios rurales facilitando la cooperación de la Guardia Civil con las Policías locales y éstas entre sí.

Fuentes de la Consejería explican que los agentes podrían vigilar también centros comerciales de algunos municipios. Espacios donde, en los últimos meses, han tenido lugar numerosos atracos y asaltos.

De esta forma, el Gobierno regional podría al menos intentar paliar la creciente sensación de inseguridad en la Comunidad sin recurrir a crear una Policía Autonómica. Una opción, la de un Cuerpo que dependa de Aguirre, que no contemplan en la Real Casa de Correos.

El estatuto de autonomía madrileño no recoge la posibilidad de crear una fuerza de seguridad propia ni esa fórmula, ni la de modificar el estatuto, entran en los planes de la presidenta.