Vuelve el mito del «cavallino»

Si hay una marca única en el automovilismo internacional, ésa es Ferrari. Todos los deportivos que llevan en su frontal el escudo del «cavallino rampante» salen de la factoría de Maranello con el carácter de la Fórmula 1 en todos sus órganos. Pero en el nuevo California van empaquetados en entorno de confort y exquisitez. Un descapotable, que evoca al que con igual nombre nació en los años cincuenta y que hoy alcanza cifras astronómicas en el mundo del coleccionismo. El California representa una novedad en la historia de la marca ya que, por primera vez, se ofrece un vehículo de serie con motor V-8 en posición delantera. Hasta ahora, los motores frontales de la marca italiana eran V-12. Sin embargo, su potencia de 460 caballos permiten una conducción que puede pasar de un tranquilo paseo sin capota, a buscar prestaciones deportivas, ayudadas por un cambio secuencial en el volante inspirado en los monoplazas de la F-1. En su precioso diseño destacan las formas redondeadas que favorecen la máxima comodidad y el mínimo nivel sonoro, aún cuando se circule rápido sin capota. Su techo es rígido y se pliega en sólo 14 segundos, seis menos que en la mayoría de las marcas. Todas las formas son del más puro estilo Ferrari, es decir, se nota que el diseño ha salido de los lápices de Pininfarina, como es tradición. Su sucesión de curvas y rectas consigue aligerar la línea de un automóvil que tiene un tamaño mayor de la impresión que da a la vista. El nuevo «manettino» El habitáculo es otra novedad en la marca. Frente a los habituales interiores espartanos, el California presenta todo lujo de detalles,con un cuadro de instrumentos de moderno diseño. El volante, inspirado en la F-1, incluye el «manettino», un pequeño mando con varias posiciones para seleccionar el comportamiento deseado: sport, automático o sin sistemas electrónicos. Respecto al comportamiento, los 460 cv. son brillantes, aunque por el peso, no se puede llegar al nivel de deportividad de otros modelos de la firma. Pero son suficientes para disfrutar al volante. El California utiliza un sistema electrónico que se adapta a la forma de pilotaje del conductor, haciéndola cómoda y segura en cualquier tipo de carretera. Motor y suspensiones se adaptan a las posibilidades del conductor. Una nueva forma de conducir un Ferrari, con la ventaja de que el sistema es desconectable. Así se convierte en un vehículo agresivo en sus reacciones, pero también seguro y equilibrado. Cilindrada: 4.297 cc. Potencia: 460 cv. Velocidad máxima: 310 km/h. Aceleración 0-100: 3,9 s. Peso: 1.735 kg. Capacidad depósito: 78 litros. Consumo medio: 13,1 litros. Plazas: 2+2. Tracción: trasera. Cambio: secuencial 7 vel. Capacidad maletero: 340 l. Largo/ancho/alto: 4,56/1,90/1,30. Precio: 200.000 euros.