Bielorrusia dice “no” en la Puerta del Sol

Decenas de manifestantes quisieron expresar su oposición a la represión del régimen de Alexandr Lukashenko

No se puede decir más claro. Ayer decenas de personas se concentraron en la Puerta del Sol de Madrid para defender el derecho del pueblo de Bielorrusia a unas elecciones libres, sin manipulaciones, sin amenazas ni encarcelaciones. Desde el centro de la capital de España se escuchó un claro “no” al fraude electoral cometido por el régimen de Alexander Lukashenko.

SUs banderas, sus caras, sus mensajes en pancartas eran una sola voz. La diáspora bielorrusa quiso gritarle al mundo que en su país se están violando los derechos humanos con detenciones arbitrarias, torturas, encarcelamientos sin juicio y persecución laboral y profesional. Son ya 9 años aguantando constantes ataques que no cesan porque el régimen de Lukashenko ha vuelto a amañar las elecciones. La oposición puede demostrar cada una de las irregularidades en cada etapa del proceso electoral que ha terminado con el presidente obteniendo el 81% de los votos, mientras que los principales oponentes S. Tsikhanousky y V. Babariko fueron detenidos y en actualidad se encuentran en la cárcel.

Además, la candidata opositora, Svetlana Tijanovskaya , apoyada por un número significativo de bielorrusos, obtuvo el 10% de los votos según el informe oficial, con lo que la diáspora no está de acuerdo y reclaman poder demostrarlo, puesto que tienen evidencias de medios alternativos de escrutinio. Tras el conocimiento de los resultados electorales, la candidata se vio obligada a abandonar Bielorrusia bajo amenazas. Su compañera más cercana Veronika Tsepkalo también abandonó el país bajo amenaza de persecución.

Pero el pueblo bielorruso ya no se calla y, a pesar de las más de 6.000 detenciones por todo el país, la gente ha salido a las calles para decir ese “no” bien alto y exigir nuevas elecciones transparentes de acuerdo a la Ley Electoral, la liberación de todos los presos políticos, investigación de las torturas, detener la persecución a los opositores al régimen, conseguir el derecho de huelga en las empresas estatales sin despidos y frenar las informaciones falsas vertidas por los medios afines al Estado.

La protesta, bajo el lema “Confiamos. Podemos. Venceremos” y organizada por el exiliado Vasily Akinchits, que respetó en todo momento las medidas de seguridad anti Covid, terminó con la lectura de un poema de Lyudmila Lester. Mientras, en Bielorrusia, la Policía realizó al menos 125 detenciones entre quienes se manifestaban pacíficamente en la capital, Minsk.