“La Prensa no estaba preparada para el volumen de falsedades de la Administración Trump”

Para la profesora de Comunicación Jill Olmsted, la negativa de los medios de EE UU a cubrir ciertos directos "tiene menos que ver con las acusaciones de fraude y más con la falta de pruebas”

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, habla sobre los planes legales de TrumpHANNAH MCKAYREUTERS

Varios medios han interrumpido sus conexiones en directo cuando el presidente Donald Trump o algún miembro de su Gobierno o de la Casa Blanca han acusado a los demócratas de robar las elecciones y estar detrás del fraude. Para Jill Olmsted, profesora de la Facultad de Comunicación en la American University, la negativa de los medios de EE UU a cubrir ciertos directos “tiene menos que ver con las acusaciones de fraude y más con la falta de pruebas”

¿Hacen bien las cadenas de televisión de Estados Unidos al cortar a Trump y sus asesores cuando acusan sin pruebas de fraude electoral?

Categóricamente sí. Hay un larga historia en la prensa estadounidense por asegurarse de que todos los lados de un asunto reciban cobertura, eso es lo justo. Aun así, el periodismo ético también requiere que los periodistas no publiquen a sabiendas algo que saben que no es la verdad, y las leyes de difamación así lo requieren. El problema tiene menos que ver con las acusaciones de fraude y más con la falta de pruebas sobre el fraude. Hasta que se pruebe tal evidencia, son simplemente acusaciones.

Se ha silenciado al presidente de Estados Unidos, elegido públicamente, en los medios de comunicación. ¿Es esto censura?

La prensa estadounidense es un guardián de la verdad y, de hecho, ha surgido toda una industria de verificadores de hechos como resultado de la letanía de mentiras que vierte la Administración Trump sobre tantos temas. En todo caso, yo diría que las redes han sido demasiado lentas en no cortar antes las acusaciones infundadas. Esta ha sido una lección aprendida de un modo difícil, ya que la prensa realmente no estaba preparada para el volumen de falsedades provenientes de esta Administración, a pesar de que los medios están acostumbrados a que muchos políticos se tomen la verdad a la ligera. Las noticias no deben verse como entretenimiento.

Cuando alguien es el líder del mundo libre, la visibilidad es mundial, por lo que de ninguna manera será censurado si las cadenas cortan la programación en vivo durante la presentación de acusaciones descabelladas no probadas. Tengo bastante confianza en decir que los medios de comunicación todavía están escuchando y luego verificando los hechos antes de presentar información precisa al público. Tomarse un tiempo para considerar la información y verificarla, siempre ha sido un paso significativo en el proceso editorial, por lo que no transmitirla en vivo solo brinda algo de tiempo para hacer el trabajo necesario para ser preciso.

La Administración Trump sabe cómo difundir su mensaje y lo hace a través de la oficina de prensa de la Casa Blanca, las redes sociales, hablando con la prensa local en lugar de la nacional y, por supuesto, haciendo entrevistas con personalidades de medios populares como los de la cadena Fox que no cuestionan su opinión.

¿Deberían los medios hacer lo mismo en el futuro si una autoridad o funcionario oficial hace acusaciones falsas sin importar el asunto?

Los medios siempre han desempeñado el papel de verificadores de hechos para los funcionarios públicos. La principal diferencia en el ciclo de noticias actual es el tamaño descarado de las falsedades, la desinformación y las mentiras, así como la rapidez con la que pueden circular, especialmente en las redes sociales. Cuando alguien recibe una historia que le envía un amigo en Facebook u otra red social, es menos probable que cuestione su precisión y, a menudo, simplemente se la pasa a otros porque requiere un nano segundo de esfuerzo. Pero puede ser peligroso y creo que lo hemos visto en todo el mundo, no solo en EE UU.

¿En qué medida los medios estadounidenses son independientes de las presiones políticas y especialmente durante el mandato de Trump?

Tradicionalmente, en los medios estadounidenses ha habido un cortafuegos entre el lado comercial y el lado editorial de una empresa de comunicación. Pero cuando personas muy adineradas que tienen una agenda política poseen un imperio mediático, eso puede significar que contraten a personas con puntos de vista similares y ese cortafuegos puede derretirse, a veces muy lentamente, pero lo hemos visto suceder. En momentos como estos, contamos con el valor de los periodistas individuales que intentan librar una batalla internamente, y luego, si eso no funciona, terminan renunciando y, con suerte, contándole al público lo que experimentaron. En general, los medios se enorgullecen de ser independientes de la presión política porque se supone que somos el perro guardián del público. Si un cortafuegos se disipa, la mayoría lo vemos con gran alarma y una sensación de malestar en el estómago. En general, sin embargo, tengo fe en que la mayoría de los medios estadounidenses son independientes de la presión política.