Al menos 24 muertos por un triple atentado con un coche bomba en Idlib

Las Fuerzas Armadas sirias inician una nueva ofensiva contra Alepo tras el atentado del martes

Fotografía facilitada por la agencia de noticias oficial siria, Sana, que muestra el lugar donde se registró la explosión de un coche bomba en la plaza de Al Zira, en la ciudad de Idleb, en el norte de Siria, hoy, miércoles 16 de enero de 2013. EFE/
Fotografía facilitada por la agencia de noticias oficial siria, Sana, que muestra el lugar donde se registró la explosión de un coche bomba en la plaza de Al Zira, en la ciudad de Idleb, en el norte de Siria, hoy, miércoles 16 de enero de 2013. EFE/

Al menos 24 personas han muerto en tres atentados con coches bombas perpetrados este miércoles en la provincia de Idblib, en el norte de Siria. Las Fuerzas Armadas leales al régimen de Al Assad han iniciado una nueva ofensiva contra la ciudad de Alepo, tras el atentado que el pasado martes mató a 87 personas.

En la provincia de Idlib, al norte de Siria, han tenido lugar este miércoles tres atentados con coche bombas que han matado a 24 personas, según ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Esta organización con sede en Reino Unido ha indicado que el primero de los coches bomba tenía como objetivo los vehículos gubernamentales aparcados frente a un edificio usado por los servicios de seguridad del régimen de Al Assad.

El segundo coche bomba ha estallado frente a un edificio de las fuerzas de seguridad gubernamentales y el tercero en un puesto de control de una carretera que lleva a la capital provincial. El Observatorio ha asegurado que las tres explosiones se han registrado en un intervalo de pocos minutos.

La agencia de noticias oficial siria, SANA, ha informado de la muerte de 22 personas por la detonación de dos coches bomba y ha asegurado que se han desactivado otros dos vehículos bomba que se encontraban en la carretera que lleva a la ciudad de Idlib. Reuters no ha podido verificar independientemente esas dos versiones por las fuertes restricciones que impone el Gobierno sirio a los periodistas.

El presidente del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, Rami Abdelrahman, ha advertido de que el balance de fallecidos podría aumentar porque varios de los heridos se encuentran en estado crítico.

Ante los pocos avances logrados en los combates frente a frente con las fuerzas gubernamentales, los rebeldes han recurrido a los atentados con bomba para atacar a las fuerzas del régimen, que hasta el momento han demostrado tener mayor capacidad de ataque con sus carros de combate, los misiles balísticos y los cazabombarderos.

Entretanto, el Ejército leal al régimen de Al Assad ha iniciado este miércoles una nueva ofensiva contra la ciudad de Alepo, al noroeste del país, un día después de que 87 personas murieran en dos explosiones en la universidad de la ciudad.

"Las Fuerzas Armadas han lanzado varias operaciones especiales contra los mercenarios terroristas en Alepo y sus alrededores, causando importantes bajas entre ellos en varias áreas", ha publicado la agencia de noticias SANA, que ha añadido que decenas de "terroristas"han muerto en los ataques a los fortines rebeldes de Sukari, Bab al Hadeed y Bustan al Qasr.

Las fuerzas gubernamentales también han matado a varios rebeldes en Al Laramon, un área de Alepo desde donde Damasco cree que se lanzaron el martes los cohetes que impactaron contra la universidad el pasado martes.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha confirmado los enfrentamientos ya que fuentes rebeldes sobre el terreno han comunicado que durante las primeras horas de este miércoles se han enfrentado a las fuerzas del Gobierno de Bashar al Assad cerca de la localidad de Bustan al Qasr

Según el Observatorio Sirio, 87 personas murieron y varias decenas resultaron heridas en las explosiones. La organización ha señalado que el número de muertos puede superar la centena ya que aún quedan restos humanos por localizar.

Algunos activistas residentes en la ciudad de Alepo consideran que las explosiones fueron el resultado de un ataque aéreo de las fuerzas gubernamentales, mientras que la televisión estatal acusa a los "terroristas", nombre con el que se refieren a los rebeldes sirios, de lanzar dos cohetes contra la universidad. Un combatiente rebelde ha afirmado que las explosiones parecen haber sido causadas por misiles tierra-tierra.

En cualquier caso, la respuesta internacional tras el ataque del pasado martes ha sido firme y contundente. El Ministerio ruso de Asuntos Exteriores ha condenado el ataque "del modo más enérgico"y ha afirmado que se trata de "una venganza de los terroristas por las importantes pérdidas que han sufrido en su confrontación con las fuerzas del Gobierno".

En el mismo sentido se ha expresado el Gobierno español, que ha expresado este miércoles su "repulsa y consternación"por el ataque,

y ha instado a las partes a iniciar un proceso de diálogo cuanto antes que ponga fin a la violencia y que siente las bases de un futuro de paz y prosperidad para Siria"en el que Al Assad "no tiene cabida".

También el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon ha condenado el ataque, que ha tachado de "atroz"e "inaceptable". Asimismo, ha advertido de que "los ataques deliberados contra civiles"constituyen "un crimen de guerra".

LA ONU CONDENA LA MUERTE DE NUMEROSOS NIÑOS DESDE QUE EMPEZO EL CONFLICTO

La representante especial de la ONU para Niños y Conflictos Armados, Leila Zerrougui, ha condenado este miércoles el elevado número de niños que han muerto en Damasco y en los alrededores desde que empezó el conflicto hace casi dos años, y ha instado a las partes implicadas que cesen sus ataques contra áreas civiles.

"La masacre en Siria continúa y los niños pagan un precio muy alto

a causa de los enfrentamientos", declaró este martes Zerrougui. "Todas las partes tienen que abstenerse inmediatamente de atacar zonas pobladas por civiles y tomar todas las medidas necesarias para proteger a niños y niñas", ha añadido.

Según un nuevo comunicado de la ONU, más de una veintena de niños han muerto y muchos más han resultado heridos en los últimos días a causa de los ataques aéreos y otros bombardeos indiscriminados contra áreas pobladas.

Zerrougui expresó su preocupación por las dos explosiones ocurridas este martes entre la Residencia Universitaria y la Facultad de Arquitectura, en el sur del campus universitario, en Alepo, en donde al menos 80 personas perdieron la vida.

Más de 60.000 personas, principalmente civiles, han muerto en Siria y cientos de miles más se han visto obligados a desplazarse desde el levantamiento contra el presidente Al Assad, en marzo de 2011. Más de 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria.

'FOREIGN POLICY' ASEGURA QUE AL ASSAD USO ARMAS QUIMICAS Y EEUU LO NIEGA

La revista 'Foreign Policy' ha publicado este martes que el Gobierno sirio que preside Bashar Al Assad utilizó armas químicas en el ataque llevado a cabo el pasado 23 de diciembre contra la ciudad de Homs. Los expertos aseguran que se trata del Agente 15, que está regulado en el anexo 2 de la Convención de Armas Químicas, de la que Siria es parte.

Según 'Foreign Policy', el hallazgo es fruto de una investigación iniciada por el personal consular de Estados Unidos en Turquía a partir los rumores que apuntaban a que el presidente sirio, Bashar al Assad, había ordenado usar armas químicas.

Sin embargo, el Gobierno de Estados Unidos ha rechazado la noticia

y ha indicado que de acuerdo con su información, el Gobierno de Bashar al Assad tiene sus arsenales químicos asegurados.

"Estados Unidos vigila de cerca los materiales e instalaciones sensibles de Siria, y creemos que su arsenal de armas químicas sigue seguro", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, Patrick Vendrell, a 'Foreign Policy'.

En la misma línea se ha pronunciado el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Tommy Vietor. "La información que hemos visto en la prensa no coincide con lo que creemos que es cierto del programa de armas químicas de Siria", ha dicho a la agencia de noticias Reuters.

No obstante, ambos portavoces gubernamentales han advertido de que "si el régimen de Al Assad comete el trágico error de usar armas químicas o falla en su obligación de mantenerlas seguras, será responsable".