Política

Al menos 76 heridos al derrumbarse parte del techo del Teatro Apolo de Londres

El Servicio de Ambulancias de Londres ha fijado en 76 el número de heridos a causa del desplome de parte del techo del Teatro Apollo de la capital británica.

El Servicio de Ambulancias de Londres ha fijado en 76 el número de heridos a causa del desplome de parte del techo del Teatro Apollo de la capital británica, según ha informado el organismo en su comunicado final sobre sus operaciones en el lugar del suceso.

"Hemos atendido a 76 personas, de las cuales 58 han sido trasladadas a cuatro hospitales. De ellas, 51 han sufrido heridas leves y pudieron salir por su propio pie, mientras que otras siete se encuentran en estado grave", ha detallado.

Horas antes, el Servicio de Ambulancias había elevado a 88 el número de herido, tras lo que los Bomberos anunciaron el fin de los trabajos de búsqueda entre los escombros y aseguraron que no quedaba nadie atrapado en el interior del edificio.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, ha expresado a través de su cuenta oficial en la red social de microblogging Twitter su agradecimiento al "rápido"trabajo de los servicios de emergencias.

Inicialmente, las autoridades habían informado del desplome parcial de uno de los anfiteatros, pero los Bomberos han matizado posteriormente que lo que se ha caído ha sido parte del techo y de su ornamentación.

El West End londinense, una de las zonas más frecuentadas del centro de la capital británica, vivió anoche auténticas escenas de terror después de que el techo del Teatro Apolo se desplomara sobre el público en medio de la actuación, a las 20:15 de la tarde. El teatro estaba prácticamente lleno –la capacidad es para 775 espectadores– y contaba con la presencia de muchos menores, ya que la obra –«El curioso incidente del perro a medianoche»– se ha convertido en un gran reclamo para las familias desde su estreno en agosto de 2012.

Sonó un gran estruendo y en un principio el público pensó que se trataba de parte de la función. Pero fueron los propios actores los que dieron la voz de alarma. Cundió el pánico. Los que se encontraban más cerca de las salidas de emergencia pudieron ser evacuados pronto del edificio, pero, en apenas unos segundos, el patio de butacas, dividido en cuatro plantas, se convirtió en un mar de polvo que dejó atrapadas y sin apenas poder ver nada a decenas de personas. Algunas tuvieron que esperar dos horas para lograr escapar. Al cierre de esta edición, había ochenta heridos, cuatro de ellos en estado grave. La Policía no confirmó víctimas mortales.

En apenas dos minutos, ocho camiones de bomberos, ambulancias y coches de Scotland Yard se presentaron en el lugar de los hechos. Los testigos explicaron que empezaron a ver salir gente abandonando el edificio cubierto de polvo y yeso. Algunos de ellos, lloraban y sangraban por las heridas producidas por el derrumbe.

Amy Lecoz, que estaba dentro del teatro con sus dos hijos, de 16 y 19 años de edad, relató a la cadena pública BBC: «Nosotros estábamos protegidos por el balcón arriba. La gente empezó a gritar. Pensamos que era agua... que era una parte del espectáculo. Pero cuando me di cuenta de lo que pasaba agarré a mis hijos y salí corriendo». El teatro Apolo abrió sus puertas por primera vez en 1901 y es uno de los teatros más conocidos del West End. Otro testigo contó que se oyó un «extraño ruido», antes de que «todo se volviera negro de pronto» y «el polvo lo invadiera todo». Martin Bowstock, otra de las personas que se encontraba entre el público, explicó que todos los actores reaccionaron mirando horrorizados a su alrededor. «Empezaron a caer cosas del techo. Había mucho humo. Creí que íbamos a terminar muy mal», señaló.

Un portavoz del alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, indicó que se trata de «un incidente muy grave» y que está en contacto con la Policía Metropolitana.

El episodio tiene lugar dos semanas después de que un helicóptero policial se estrellara contra el techo de un popular pub en Glasgow mientras se celebraba un concierto. El accidente acabó con la vida de nueve personas.