Guterres relevará a Ban Ki Moon al frente de la ONU

El ex primer ministro portugués se impone a sus rivales en la votación del Consejo de Seguridad

Antonio Guterres, actual Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (UNHCR), llega a la sede de Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza
Antonio Guterres, actual Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (UNHCR), llega a la sede de Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza

El ex primer ministro portugués se impone a sus rivales en la votación del Consejo de Seguridad.

El ex primer ministro de Portugal Antonio Guterres será el nuevo secretario general de Naciones Unidas, según anunció ayer el representante de la misión permanente de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin, junto con el resto de embajadores del Consejo de Seguridad. La de ayer fue la sexta votación secreta realizada por el Consejo en las últimas semanas, pero ya desde el lunes se estaba informando de que el proceso estaba en el «sprint» final y posiblemente habría novedades en los próximos días. Hoy se llevará a cabo la votación formal del Consejo para sustituir al actual secretario, Ban Ki Moon, cuyo segundo mandato termina el 31 de diciembre, y después se votará en la Asamblea General.

Guterres, de 67 años, estuvo al frente del Gobierno de Portugal entre 1995 y 2002. En 2005 se convirtió en el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados. En Acnur, destacó por reducir costes en la agencia a la vez que elevó su perfil internacional ante la crisis migratoria. Guterres se ha alzado victorioso entre el resto de contendientes a pesar de que por tradición el puesto del jefe de la ONU, rotatorio entre las regiones, le debía haber correspondido a un candidato de un país de Europa del Este. Precisamente, fue este pretexto el utilizado para elegir al actual secretario general, que en realidad ganó a sus contendientes por su perfil bajo. Además, había un especial interés para que una mujer encabezara por primera vez la ONU, por lo que en los últimos días ganó fuerza la búlgara Kristalina Georgieva, respaldada sobre todo por Alemania.

«Estoy honrado y feliz», afirmó Guterres en una primera reacción en su cuenta de Twitter. La elección del portugués, la opción preferida de España, encaja con la circunstancia de que es uno de los candidatos menos hostiles para los intereses estadounidenses y rusos. Ayer, la sonrisa de Churkin no dejó lugar a dudas. El hecho de que de repente el embajador ruso ya no considerase tan importante un secretario general de Europa del Este hizo pensar que Moscú escondía algo.

De momento, fuentes diplomáticas han indicado a LA RAZÓN que se habla de que Guterres habría garantizado que sólo le interesa un primer mandato. A la vez, Estados Unidos habría accedido a darle a Churkin la subsecretaría de Política de Naciones Unidas, que actualmente controla el estadounidense Jeffrey Feltman. Mientras, China elegiría al próximo jefe de las Misiones de Paz.

La elección del ex primer ministro socialista de Portugal regalará hoy una extraña votación por unanimidad en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde tradicionalmente se han puesto de manifiesto las grandes divisiones de la comunidad internacional, sobre todo en cuanto a la guerra en Siria.

En cambio, en esta ocasión todas las conspiraciones habituales de los cinco miembros permanentes del Consejo han llevado a que en esta ocasión sí se elija al candidato mejor preparado. Guterres tiene ahora por delante buscar una solución a la gran crisis migratoria mundial, con más de 65 millones de personas desplazadas, y reducir las tensiones entre Rusia y Estados Unidos, que tienen bloqueada una solución, entre otros asuntos, a la enquistada guerra civil en Siria.