MENÚ
sábado 17 noviembre 2018
02:37
Actualizado
  • 1

Antonio Ledezma: «La huida de venezolanos es una política del régimen»

El ex alcalde de Caracas pide a los países vecinos que mantengan los programas de ayuda «solidarios» a los migrantes venezolanos

  • Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas
    Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas

Tiempo de lectura 4 min.

21 de agosto de 2018. 02:47h

Comentada
Goyo G. Maestro 21/8/2018

Antonio Ledezma fue alcalde metropolitano de Caracas. Es un feroz opositor del régimen venezolano, del que logró escapar el año pasado, cuando estaba bajo arresto domiciliario. En 3este entrevista con LA RAZÓN, lamenta que los partidos opositores hayan perdido la coherencia y la unidad frente al régimen de Nicolás Maduro, y cree que la huida de compatriotas responde a una estrategia deliberada de las autoridades para “quedarse con la riqueza nacional”.

¿Puede mejorar algo las medidas económicas del Gobierno venezolano?

Venezuela ya está en el colapso, llevamos muchos meses en el abismo y ahora estamos tocando fondo. Esta reconversión monetaria para quitarle cinco ceros al bolívar es un ardid de Maduro que ya se hizo en el pasado. En los últimos años le han quitado once ceros al bolívar. Ahora, se quiere anclar el valor de la nueva moneda en el petro, una moneda que no tiene base legal y no ha sido reconocida por EE UU, que es el único socio comercial que le está pagando dinero en metálico a Venezuela por el petróleo que le vende. El déficit fiscal es abismal, el petróleo que se vende no da para importar el 10% de los alimentos que se importaban hace cuatro años. La producción de barriles ha pasado de 3,5 millones cuando Chávez llegó al poder a 1,2 millones.

¿La gente no protesta?

La gente ha venido protestando. Si algún pueblo ha defendido el estatus democrático y su dignidad ha sido el pueblo de Venezuela. La lucha popular ha tenido altibajos. La gente no solo se siente acorralada por un régimen que reprime las protestas, sino también por una dirección opositora que no ha atinado en la fijación de la estrategia. El derecho a esa rebelión popular está latente y lo vemos en las acciones cívicas que hacen a diario enfermeras, médicos, abogados, estudiantes y trabajadores del campo. No son protestas masivas, pero sí focalizadas a lo largo y ancho del país. Diariamente se realizan no menos de 40 protestas y eso puede desembocar pronto en una gran rebelión popular.

¿Estas protestas son por falta de alimentos o para pedir un cambio de Gobierno?

El venezolano no solo lucha por el pan, sino por la libertad, que es un derecho político. Hay más de 55.000 enfermos de cáncer que están al borde de la muerte porque no hay quimioterapia. Hay pacientes enfermos de hemofilia y hemorrenales sin tratamiento. Existe 280.000 niños que, según ONG internacionales, corren el riesgo de morir por desnutrición este año. Hay gente que no tiene gas para cocinar los pocos alimentos que consigue. Hay crisis en el servicio de transporte y un grave problema de inseguridad. Venezuela tiene la más alta tasa de criminalidad del mundo.

-La unidad que había en los partidos políticos de oposición se ha roto. ¿Por qué?

-La gente cuando habla de unidad también pide coherencia, unidad pero con un objetivo de lucha. La confianza que la gente tenía por esos partidos opositores se ha desvanecido. Hay que rescatar ese espíritu y eso es lo que tratamos de hacer desde el movimiento Vente Venezuela con María Corina Machado y otros personajes.

¿Cuál es el origen de esta enorme crisis que padece el país?

Esta catástrofe humanitaria es la consecuencia del empeño en imponer un modelo anacrónico que no tiene horizonte ni sentido. Maduro ha querido argumentar que esta catástrofe es consecuencia de la caída del precio del petróleo, pero eso es falso. Los desequilibrios de la economía, la deuda, el despilfarro, el déficit, la devaluación y la escasez comenzaron a presentar síntomas cuando los precios del petróleo estaban a 90 dólares. La tragedia la incubó Chávez y la ha continuado Maduro.

¿La salida masiva de venezolanos beneficia las perspectivas del Gobierno de Maduro?

Maduro busca avanzar en tromba para seguir provocando la crisis migratoria. Esa huida de venezolanos se ha convertido en una política del régimen. Se pretende espantar a la gente para que sepa que en Venezuela no hay futuro. Lo que le interesa es quedarse con las riquezas del país. Este éxodo tendrá un enorme coste para la democracia.

-¿Cree que ha habido falta de solidaridad de algunos países a la hora de acoger a los venezolanos que huyen de su país?

-No debe haber un salto atrás con respecto a los programas que se han implementado, algunos muy solidarios, como los Chile, Argentina, Colombia, Perú, Ecuador, Panamá y Brasil. Así que pedimos que se mantenga la misma política de atención solidaria para las familias que forzosamente se ven obligadas a buscar en esos territorios lo que no les garantiza Maduro. El impacto que ha tenido esta migración masiva es importante. Entendemos la preocupación de estos países amigos. Recordamos que cuando Venezuela tuvo que abrir sus fronteras para recibir a decenas de miles de inmigrantes asumimos nuestra responsabilidad solidaria. No reparamos a la hora de ofrecerles techo y afecto a miles de familias que llegaron buscando lo que nosotros tratamos ahora de asegurarnos cuando salimos al exilio.

-¿Cuál es le principal sostén del presidente Maduro?

-A Maduro lo sostiene una pequeña élite de las Fuerzas Armadas, que se ha convertido en su guardia pretoriana, y un servicio de contra-inteligencia militar. Dentro del cuerpo militar hay mucho malestar, que no termina de aflorar porque hay mucha represión y mucho espionaje por parte de los cubanos. Pero ni Maduro tiene ya apoyo popular ni la misma fuerza que antes le daban las Fuerzas Armadas venezolanas.

Últimas noticias