Apple echa un pulso al FBI

El gigante tecnológico se niega a desbloquear el teléfono iPhone usado por uno de los terroristas del atentado de San Bernardino

Los autores del tiroteo Tashfeen Malik y su marido, Syed Farook
Los autores del tiroteo Tashfeen Malik y su marido, Syed Farook

El gigante tecnológico se niega a desbloquear el teléfono iPhone usado por uno de los terroristas del atentado de San Bernardino

El FBI prepara su guerra contra Apple, después de que su consejero delegado, Tim Cook, anunciase ayer que no va a seguir la orden judicial por la que deberá proveer al FBI de «asistencia técnica razonable» para acceder al dispositivo móvil. En otras palabras, «piratear» un iPhone 5 para desactivar el sistema de seguridad que elimina los datos del teléfono si no se introduce el código correcto tras varios intentos.

Cook mantiene que si se crea una herramienta así podría afectar a los millones de usuarios de los productos de Apple. «Este momento pide una discusión pública y queremos que los clientes y la gente en todo el mundo entiendan qué está en juego. La orden tiene consecuencias más allá de este caso legal concreto», advirtió Cook en una carta dirigida a sus clientes. Podría crearse el equivalente a «una llave maestra, capaz de abrir cientos de millones de cerraduras». A juicio de Cook, «en las manos equivocadas, este programa informático, que no existe hoy en día, podría abrir el iPhone de cualquiera. El FBI utiliza diferentes palabras para describir esta herramienta. Pero que nadie se equivoque: construir algo así podría crear una puerta trasera. Mientras, el Gobierno puede argumentar que se limitaría sólo a este caso, no se garantiza dicho control», escribió Cook abriendo un debate que se puede extender a otras empresas de Silicon Valley.

La orden de la jueza de California Sheri Pym, ex fiscal federal, obliga a Apple a proporcionar un programa informático al FBI que les permita saltarse una aplicación que destruye toda la información del teléfono después de hacer más de tres intentos sin éxito de desbloquear el aparato. Y así, el FBI podría probar con múltiples combinaciones en una secuencia rápida hasta conseguir la adecuada para saber qué tenía Farook en su móvil. Los agentes del FBI defienden que sólo intentan averiguar qué pudo hacer a la pareja, formada por Syed Farook y Tashfeen Malik, emprenderla a tiros y matar a 22 personas y herir a 14 el pasado diciembre.

El Gobierno federal defendió ayer que la orden judicial dirigida a Apple para que desbloquee el iPhone solamente tendrá impacto en ese teléfono concreto, ya que no se le está pidiendo a la compañía que «rediseñe» sus productos. Asimismo, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, recordó ayer que la petición está «directamente relacionada» con la investigación en marcha del FBI sobre el «ataque terrorista» de San Bernardino. Earnest remarcó que el presidente norteamericano, Barack Obama, considera «una importante prioridad nacional» la investigación sobre San Bernardino y, por tanto, el Departamento de Justicia y el FBI «pueden contar con el pleno apoyo» de la Casa Blanca para obtener toda la información posible acerca del ataque yihadista y sus motivos.

De momento, el consejero delegado de Apple ha advertido que responderá a la orden de la magistrada federal que ampara el FBI a piratear el iPhone encriptado de Farook. El aparato fue hallado en el vehículo en el que Farook, de nacionalidad estadounidense, y su esposa paquistaní, Tashfeen Malik, presuntos seguidores del grupo yihadista Estado Islámico (EI), huían de la Policía cuando fueron abatidos.

El teléfono iPhone al que el FBI quiere acceder era operado por Syed Farook, uno de los autores de la matanza, aunque es propiedad de su empleador, la administración del condado de San Bernardino, que ya ha dado su consentimiento para el registro.