Internacional

Portugal ya no es la excepción: la ultraderecha entra en el Parlamento

Chega logra un 1,3% de los votos y se hace con un diputado. El partido surgió de una escisión del centro derecha de Portugal. Centra su discurso en la corrupción mezclado con ataques xenófobos

El partido surgió de una escisión del centro derecha de Portugal. Centra su discurso en la corrupción mezclado con ataques xenófobos

Publicidad

André Ventura es el nombre del único diputado que ha conseguido el partido de ultraderecha portugués Chega después de las elecciones de este domingo. Con este resultado, Portugal ha dejado de pertenecer al reducido núcleo de países de la Unión Europea donde la extrema derecha no tiene representación parlamentaria.

No es la primera vez que una formación así se presentaba en unas elecciones portuguesas, pero sí la primera ocasión en conseguir al menos un diputado. Chega, un partido de reciente creación, ya concurrió a las europeas de este año pero no obtuvo escaños.

Publicidad

Chega, que significa Basta en portugués, ha logrado un 1,3% de los votos. Nació como una escisión del centro derecha para buscar el apoyo de todos aquellos que no se sienten representados por el PSD, el partido conservador portugués. "Chega es un partido democrático. No hay razón para alarmas ni ataques inusitados. Chega no viene a minar la democracia", ha avisado Ventura en referencia a los que piensan que su formación podría subvertir el orden democrático.

Publicidad

El partido de centro derecha portugués, el PSD, ha caído significativamente en las elecciones y ha registrado su peor resultado desde 1983. Así pues, la llegada de un nuevo partido al Parlamento más conservador ha supuesto una pérdida de apoyo en la derecha clásica. Algo similar ocurrió en España al irrumpir Vox en el Congreso, cuando el PP sufrió un retroceso.

Chega es un partido nacionalista y liberal en lo económico. Su líder Ventura es contrario al aborto pero asegura que nunca condenaría a una mujer por abortar. También se opone al matrimonio homosexual si bien está a favor de que se reconozcan las uniones homosexuales. Es un partido populista y xenófobo, pero no tienes raíces en el salazarismo y tampoco es religioso.

André Ventura fue candidato en 2017 a la alcaldía en la localidad de Loures, cerca de Lisboa. Durante la campaña electoral ese año generó una polémica cuando hizo unas declaraciones en las que afirmaba que los gitanos "no trabajan”. Después enfatizó su mensaje en varias entrevistas al decir que "viven casi exclusivamente de subsidios estatales"y "piensan que están por encima del estado de derecho".

Publicidad

Ventura se distanció del PSD, y sabedor de que había un terreno abonado para un partido más escorado a la derecha, creó esa formación poniendo el acento en la denuncia de la corrupción y el abuso de poder.

El fundador de Brega es licenciado en Derecho y tiene un doctorado en derecho público por el University College Cork, Irlanda. Habla de forma fluida inglés, árabe, francés, español y hebreo y ha colaborado como comentarista político y deportivo en televisión.

“Es el típico político populista, al estilo de Trump. Usa un lenguaje simple y muy reduccionista, muy parecido a lo que puede ser un producto de Steve Bannon”, asegura a LA RAZÓN Raquel Varela, investigadora del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidad Nova de Lisboa.

¿Hasta qué punto es posible que esta formación siga creciendo en escaños en futuras elecciones? Varela cree que “no hay a la vista un cambio de condiciones sustanciales que impidan que la extrema derecha pueda crecer en políticas de empleo, bienestar social y políticas de combate a la corrupción”.