Berlusconi: «Pobres tontos estúpidos»

Berlusconi en el Senado, ayer
Berlusconi en el Senado, ayer

Con gafas de sol y gesto severo, así llegaba ayer ex el primer ministro Silvio Berlusconi al Senado, para la votación que se celebraba para elegir al presidente de la Cámara. «Il Cavaliere» fue recibido con silbidos, abucheos y al grito de «bufón». «Debería daros vergüenza, sois unos pobres tontos estúpidos», le respondió el ex primer ministro a la decena de manifestantes que le esperaban a la puerta del Senado italiano. También aprovechó para calificar de «secta» al Movimiento 5 Estrellas, de Beppe Grillo.

Es la primera aparición pública de Berlusconi después de que el viernes abandonase el hospital San Raffaele de Milán, tras permanecer ingresado una semana por problemas oculares. Debido a su hospitalización, los abogados de «Il Cavaliere» alegaron el legítimo impedimento y así pudieron aplazar las vistas ante los jueces de Milán encargados el «caso Ruby», por el cual, el ex primer ministro está acusado de abuso de poder y prostitución de menores. Su médico personal, Alberto Zangrillo, explicó que Berlusconi fue ingresado por un tratamiento por la uveitis (inflamación ocular) que sufre y que estaba «siendo vigilado a nivel cardiológico» por los medicamentos que toma. «Il Cavaliere» ingresó en el hospital el pasado viernes, un día después de que sus abogados no lograsen aplazar el juicio por el «Caso Ruby» y el mismo día que tenía que comparecer ante el Tribunal. La «oportuna» uveitis evitó que Berlusconi acudiese pero, a pesar de los certificados médicos que presentaron sus abogados ante el Tribunal de Milán, éste decidió enviar inspectores sanitarios al hospital para realizar un informe sobre sus condiciones de salud. Esta decisión de los jueces levantó ampollas entre los seguidores de «Il Cavaliere» que se manifestaron frente al Tribunal de Milán al considerar «que se está realizando una persecución judicial» contra Berlusconi. También ayer, pero esta vez por motivos de agenda nacional, los jueces retrasaron la sentencia de cuatro años a la que ha sido condenado por fraude fiscal y la aplazaron hasta el próximo sábado.