Brasil detiene al ex activista italiano de extrema izquierda Cesare Battisti

Cesare Battisti, center, detenido por la Policía Federal
Cesare Battisti, center, detenido por la Policía Federal

El ex activista de extrema izquierda italiano Cesare Battisti, condenado en su país por cuatro asesinatos cometidos entre 1977 y 1979, fue detenido hoy por la Policía Federal en el municipio de Embú das Artes, región metropolitana de Sao Paulo, informaron hoy fuentes policiales.

Battisti fue arrestado por las autoridades en “cumplimiento de una orden de prisión administrativa para fines de deportación” dada el pasado 26 de febrero, pero conocida sólo la semana pasada, por un juzgado de Brasilia, informa Efe

Según un comunicado de la Policía Federal, Battisti permanecerá en la Superintendencia Regional de la institución en Sao Paulo “hasta la deportación ser efectiva”.

“Todas las medidas administrativas necesarias para el cumplimiento de la deportación están siendo tomadas”, agregó la nota de prensa.

A finales de febrero, la jueza Adverci Rates Mendes de Abreu, del Tribunal Federal de Brasilia, consideró nula la decisión por la que se le concedió un visado permanente a Battisti debido a que fue condenado por crímenes dolosos, lo que contraría la legislación de inmigración brasileña.

La magistrada decidió la “deportación” de Battisti a Francia o a México, países donde vivió después de haber huido de Italia, pero la jueza no solicitó la extradición a su país de origen para no oponerse a la decisión que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva tomó en 2010, cuando ordenó no extraditarle.

El italiano fue arrestado en 2007 en Río de Janeiro, después de permanecer tres años escondido, y juzgado por la corte suprema brasileña, que en 2009 decidió su extradición a Italia, pero dejó la decisión final en manos de Lula.

La negativa a la extradición, que causó tensiones diplomáticas con Italia y fue anunciada en el último día del mandato de Lula, fue respaldada en 2011 por el Supremo.

Battisti fue miembro del grupo Proletarios Armados por el Comunismo (PAC), un brazo de las Brigadas Rojas, la banda armada más activa durante la ola de violencia política que sacudió a Italia hace cuatro décadas.

En 1993 fue juzgado en ausencia por un tribunal italiano que lo halló culpable de los asesinatos de dos policías, un joyero y un carnicero cometidos entre 1977 y 1979, y lo condenó a cadena perpetua, pero huyó como refugiado político a Francia y en 2004 cuando ese país revaluaba esa condición partió para Brasil.

Sin embargo, la nueva decisión judicial con fines de deportación puede ser revocada por tres instancias superiores, incluido el Supremo Tribunal Federal. Efe