Casi 100 muertos en la batalla de Al Quseir, 23 de ellos miembros de Hizbulá

Al menos 95 personas han muerto a causa de los intensos enfrentamientos de las últimas 48 horas entre las fuerzas conjuntas del régimen y de Hezbolá contra los rebeldes sirios por el control de la estratégica ciudad de Qusair, en la provincia de Homs y a 10 kilómetros de la frontera con Líbano, según un nuevo balance del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

El Observatorio, con sede en Londres pero con numerosas fuentes en el interior del país, ha registrado la muerte de cuatro civiles (tres mujeres y un hombre), 56 combatientes rebeldes, nueve soldados regulares, tres paramilitares y 23 combatientes de Hezbolá. Otras fuentes opositoras habían informado previamente de la muerte de 30 miembros de Hezbolá y 20 soldados y paramilitares.

Según la organización, las fuerzas del régimen, unidas al grupo paramilitar Fuerzas Nacionales de Defensa y el partido-milicia chií libanés Hezbolá ha rodeado la aldea de Al Daba, al norte de Qusair, y la zona occidental de la ciudad con el objetivo de sitiarla.

La agencia estatal de noticias SANA ha asegurado este lunes que el Ejército "ha restaurado la seguridad y la estabilidad en la mayoría de los barrios de Qusair". Sin embargo, todos los testigos señalan que los bombardeos y combates continúan hoy.

El portavoz de la Comandancia Suprema del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), Qasem Saadedin, aseguró a Efe por teléfono que Al Quseir es objeto de un intenso bombardeo de las fuerzas gubernamentales, que están siendo apoyadas por milicianos del grupo chií libanés Hizbulá.

Las tropas del régimen se concentraron a las afueras de la localidad y siguieron enfrentándose a los insurgentes, destacó Saadedin, que dijo que cincuenta personas, entre ellas civiles y rebeldes, murieron ayer domingo por los bombardeos lanzados de manera indiscriminada.

La opositora Comisión General de la Revolución Siria informó de los bombardeos en Al Quseir y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos indicó que seis combatientes rebeldes perdieron la vida hoy en la ciudad en combates contra los leales al presidente sirio.

El Observatorio agregó que brigadas rebeldes irrumpieron en un puesto de control en la periferia de Al Quseir, ubicada en la provincia central de Homs y considerada un punto clave al estar cerca de la frontera con el Líbano, así como entre Damasco y los feudos del régimen de la costa mediterránea. Las fuerzas de Al Asad y las de Hizbulá lanzaron ayer una ofensiva para retomar este bastión de los rebeldes.

En otras zonas de Siria, prosiguen los enfrentamientos entre las dos partes y en la localidad de Harasta, a las afueras de Damasco, el ELS asesinó en una emboscada a más de quince miembros de las fuerzas del régimen, según los activistas Comités de Coordinación Local.

En el norte, el defensor de derechos humanos y presidente del consejo local de la ciudad de Raqa, Abdala al Jalil, fue secuestrado ayer por un grupo de hombres armados, denunció hoy el Observatorio.