Cazados haciendo contrabando por las prisiones con un dron

El aparato volaba hasta la ventana de una de las celdas para entregar la mercancía

El aparato volaba hasta la ventana de una de las celdas para entregar la mercancía

Les bastaba saltar esta verja, mucha más baja y mucho menos vigilada que los muros de la prisión. Y, desde un prado cercano, hacían despegar el dron con la mercancía que los presos les habían solicitado. El aparato volaba hasta la ventana de una de las celdas. Allí esperaba un interno encargado de recoger el paquete. En su interior, drogas, armas, móviles y hasta un receptor para televisión por cable. Un reo fue captado caminando por la galería de una cárcel con el gancho utilizado para completar el contrabando. Hay diez detenidos, acusados de realizar hasta cuarenta y nueve vuelos en distintos presidios de Inglaterra y Escocia. Se calcula que las ganancias generadas superan el millón de euros. Lo más curioso es que su arresto no se ha debido a ninguna investigación policial. Fue un equipo de zoólogos es que escondió varias cámaras para estudiar la fauna de la zona. Y, al revisar los vídeos, se encontraron con estos ejemplares inesperados.

Atlas