Política

Coptos, en el punto de mira

Iglesias, escuelas y hasta tiendas de los cristianos egipcios fueron atacadas por los partidarios del presidente Mursi tras el desalojo en El Cairo

La biblioteca de Alejandría, construida en 2002
La biblioteca de Alejandría, construida en 2002

Miles de seguidores del depuesto presidente Mohammed Mursi atacaron ayer decenas de propiedades coptas a lo largo de todo Egipto. Algunas iglesias fueron quemadas y en muchas se produjeron saqueos. Los cristianos egipcios vienen denunciando un aumento de la discriminación social desde la salida del poder del presidente islamista el mes pasado. Pero los destrozos de ayer, unidos a las ganas de culpar a los coptos por parte de la Hermandad Musulmana, fueron un hecho sin precedentes. Durante toda la mañana y tras el desalojo de los campamentos en El Cairo, los islamistas gritaron cánticos en contra de la Policía y los cristianos.

Los expertos advirtieron ayer de que esta incitación al odio y a pensar que los coptos están detrás del golpe de Estado militar que depuso a Mursi no se ha vivido antes en Egipto. La comunidad copta representa sólo el 10% de la población egipcia y aunque no vivió sus mejores tiempos bajo los doce meses de Gobierno islamista, la violencia de ayer fue brutal.

En ciudades como Minya, cuatro iglesias fueron quemadas y tres, atacadas. Los partidarios de los Hermanos Musulmanes entraron en una escuela católica en Minya y la incendiaron. Según informó el bloguero Mena Fahkry, pegaron a las monjas que se encontraban dentro del edificio. En Luxor, los islamistas quemaron tiendas de dueños coptos y hasta prendieron fuego a un hotel cuyo propietario es cristiano. Asimismo, en Sohag, al sur de Egipto, incendiaron una escuela copta y como lanzaron cócteles molotov a diversas iglesias. Al cierre de esta edición, uno de los templos de la diócesis seguía ardiendo, como indicaba la Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales (EIPR). Según distintos medios locales, la violencia sectaria también tuvo lugar en Suez, Menya, Tanta y Fayoum. En esta última, algunos testigos denunciaron cómo los manifestantes impedían a los bomberos apagar el fuego en una de las iglesias.

Desde la comunidad copta se condenaron los ataques. A través de un comunicado recogido por el diario «Ahram», la Iglesia llamó a las Fuerzas Armadas a ayudar a la Policía a mantener la seguridad. Y es que ayer, uno de los curas y sus familiares estuvieron a punto de perder su vida cuando una muchedumbre de hombres armados con piedras y cócteles molotov atacó la iglesia de San Salvador y quedaron atrapados durante horas dentro del edificio. El reverendo Ehab Ayoub y su familia contaron después al servicio de noticias de la comunidad anglicana (ACNS) que «los atacantes intentaron entrar por las ventanas pero, gracias a Dios, las rejas de acero lo impidieron».

Pese a todo, los Hermanos Musulmanes aseguraron ayer que sus partidarios no son responsables de los asaltos.

Asalto a la Biblioteca de Alejandría

En 2002 fue levantada para rememorar la grandeza de la Gran Biblioteca Real de Alejandría, fundada en el siglo III a.C por Ptolomeo I, sucesor de Alejandro Magno, y que desapareció en el año 641 d.C. tras un incendio provocado por los romanos. Pero ayer, los manuscritos se cambiaron por las armas en este punto de encuentro cultural. Durante las violentas cargas contra los campamentos de los Hermanos Musulmanes, un grupo de islamistas decidió asaltar este simbólico edificio, considerado de gran valor arquitectónico y cuyo interior alberga colecciones históricas. Pero no fue la única institución que sufrió importantes daños en esta ciudad al norte de Egipto. También fue incendiado un tranvía de la localidad y varios miembros de la Hermandad asaltaron la comisaría de Policía de la zona de Burg al Arab.

Exteriorres recomienda no viajar

El Ministerio español de Asuntos Exteriores desaconsejó ayer viajar a Egipto tras la ola de violencia provocada por la intervención de las Fuerzas de Seguridad para desalojar las plazas ocupadas por los partidarios del ex presidente Mohamed Mursi. En una nota publicada por el departamento que encabeza José Manuel García-Margallo, se recomienda mantenerse puntualmente informado sobre la evolución política y de seguridad en el país. Asimismo, se sugiere a quienes se encuentren ya en Egipto evitar los lugares en los que habitualmente se concentran las protestas, ir siempre debidamente documentado y mantenerse en contacto con familiares y con la Embajada.