Publicidad
Publicidad
Actualidad

La Policía alemana evita un ataque terrorista en la media maratón de Berlín

Los sospechosos son del entorno del terrorista que en 2016 mató a doce personas en un mercadillo navideño en Berlín

La policía alemana ha arrestado a seis sospechosos del entorno del terrorista Anis Amri, entre ellos un individuo que planeaba apuñalar hoy a transeúntes durante la media maratón de Berlín

Publicidad

Sólo un día después de que un alemán con problemas psicológicos matara a dos personas al atropellar a una multitud en el centro de Münster, la media maratón de Berlín estuvo a punto de terminar ayer en tragedia. La Policía de la capital alemana evitó un atentado de posible motivación islamista al detener a seis personas que planeaban atacar con cuchillos a los participantes de la carrera y a parte del público. Según informaciones del periódico «Die Welt», los arrestados pertenecen al círculo privado de Anis Amri, el tunecino que en diciembre de 2016 mató a doce personas e hirió a otras tantas al embestir con un camión a los transeúntes que visitaban un mercado navideño en Berlín. De hecho, según datos del rotativo, el principal sospechoso, que no ha sido identificado, había preparado dos cuchillos para usar en el ataque y tenía como objeto vengar la muerte de Amri, quien fue abatido por la Policía italiana en las inmediaciones de Milán una semana después del atentado. Por su parte, el periódico «Tagesspiegel» aseguró que el presunto cabecilla había estado bajo vigilancia de manera ininterrumpida durante dos semanas, después de que un servicio de inteligencia extranjero informara a las autoridades alemanas de que el hombre estaba planeando el ataque. Tras el aviso, la Policía registró unos apartamentos y dos vehículos en los distritos de Charlottenburg y Neukölln, en Berlín. «Hubo indicios aislados de que los ahora detenidos, de edades comprendidas entre los 18 y 21 años, podrían haber estado preparando un crimen en relación con este evento deportivo», detallaron la Policía y la Fiscalía en un comunicado conjunto. De haberse perpetrado, el ataque podría haber tomado una trágica envergadura, ya que el buen tiempo animó a mucha gente a salir ayer a la calle y la maratón registró en esta edición cerca de 32.000 participantes, el mayor número en la historia de esta carrera.

Mientras tanto, la ciudad alemana de Münster trataba de recuperarse ayer tras el atropello múltiple del sábado, que costó la vida a dos personas e hirió a una veintena. El ministro del Interior, Horst Seehofer, transmitió la solidaridad del Gobierno a las víctimas y familiares. «Este crimen brutal y cobarde nos ha afectado a todos mucho». Seehofer alabó a la Policía y a los servicios de emergencia por su trabajo «absolutamente profesional». Asimismo, agradeció a los medios de comunicación por no haber caído en especulaciones sobre el conductor de la furgoneta.