Dimite el exjefe de la CIA como asesor de Trump tras la polémica de los ciberataques rusos

James Woolsey emitió un comunicado a través de su portavoz en el que le deseaba la mejor de las suertes al presidente electo

James Woosley en 2015
James Woosley en 2015

El exdirector de la CIA James Woolsey anunció hoy su renuncia como asesor del presidente electo de EEUU, Donald Trump, en medio de la controversia por el escepticismo expresado por el magnate sobre las acusaciones de que Rusia llevó a cabo ciberataques para beneficiarlo en las elecciones.

"Realmente no me estaban llamando a las reuniones ni a participar en el trabajo de transición", declaró hoy Woolsey a la cadena Fox News en referencia a su labor de asesor de inteligencia de Trump.

El portavoz de Woolsey, Jonathan Sparks, había emitido antes un comunicado en el que aseguraba que el que fuera director de la CIA entre 1993 y 1995, durante el primer Gobierno de Bill Clinton, renunciaba y le deseaba la mejor de las suertes a Trump.

La renuncia de Woolsey se produce en medio de la controversia por las acusaciones de ciberataques contra Rusia lanzadas por el Gobierno del presidente, Barack Obama, con el apoyo de los servicios de inteligencia, y el escepticismo expresado por Trump.

El presidente electo se reunió hoy con altos cargos de inteligencia de la Administración de Obama para conocer las investigaciones sobre los ciberataques rusos en los comicios de noviembre, que han puesto en duda la legitimidad de su victoria.

El Gobierno de Obama impuso la semana pasada, como represalia, sanciones diplomáticas y económicas a Rusia, ante lo que Trump dijo que era hora de "moverse hacia temas mayores y más importantes", poniendo en duda la implicación rusa en los ciberataques.

"Realmente no estaba teniendo ya funciones de asesor y, cuando aparezco en televisión, todo el mundo anuncia que soy el exdirector de la CIA y asesor de Trump, y ya no lo soy", aseguró en otra entrevista Woolsey, que se unió a la campaña del magnate neoyorquino en septiembre.