Dos ex ministros británicos suspendidos al aceptar trabajos fuera del Parlamento

Jack Straw hoy, saliendo de la sede central de la BBC.
Jack Straw hoy, saliendo de la sede central de la BBC.

El laborista Jack Straw y el conservador Malcolm Rifkind ofrecían sus servicios a una compañía privada a cambio de cuantiosas sumas de dinero, que llegaban incluso a los 6.500 euros diarios.

Dos ex ministros británicos de Exteriores fueron suspendidos ayer de inmediato por sus respectivos partidos después de que un reportaje revelara cómo ofrecían supuestamente sus servicios a una compañía privada a cambio de cuantiosas sumas de dinero, que llegaban incluso a los 6.500 euros diarios si ofrecían discursos.

El laborista Jack Straw, a punto de jubilarse tras los comicios de mayo, y el conservador Malcolm Rifkind, que era responsable del Comité de Inteligencia y Seguridad, fueron grabados con cámara oculta en una investigación conjunta entre el diario "The Daily Telegraph"y Channel 4, donde los periodistas se hicieron pasar por representantes de una compañía china ficticia. Los dos parlamentarios, figuras destacadas en sus respectivas formaciones por los diferentes ministerios que han dirigido en Gobiernos anteriores, negaron haber hecho nada malo. No obstante, ellos mismos remitieron estas denuncias a la llamada Comisión Parlamentaria de Normas, encargada de velar por el buen comportamiento de los diputados.

Actualmente, la legislación no prohíbe que los diputados tengan otro empleo, algo que quiere cambiar el líder de la oposición Ed Miliband, si gana las elecciones generales. Sin embargo, sus señorías deben comunicar a la Cámara de los Comunes si reciben algún regalo o ingreso al margen de su salario como parlamentario.

A Rifkind se le escucha decir que tiene buenos contactos y puede tener "acceso"a cualquier embajador británico. El diputado afirma que por media jornada de trabajo gana entre 5.000 y 8.000 libras (6.500/10.400 euros).

Por su parte, en la filmación se puede escuchar a Straw -que también fue ministro de Interior bajo el Gobierno de Tony Blair- decir que ha utilizado su influencia para modificar reglas comunitarias en nombre de una compañía que le pagó 60.000 libras (81.000 euros) al año. También les dijo a los periodistas encubiertos que cuando ofrece un discurso cobra 5.000 libras (6.500 euros) al día.

El mismo Straw, que admitió a la BBC sentirse "mortificado"por haber caído en la trampa de los periodistas, pidió ser suspendido del grupo laborista en el Parlamento tras salir a la luz estas grabaciones, hechas en la sala privada del diputado en los Comunes.

"Desde que dejé de ser ministro en 2010, he asumido una serie de actividades fuera (del Parlamento) como escribir, pronunciar discursos y uno de consultoría", explicó Straw a la BBC. "Todo esto se ha tomado en virtud del código de conducta de los diputados", explicó el diputado laborista, y añadió que ha considerado varias ofertas de trabajo para cuando deje los Comunes.