Dos nuevos barcos retan a Salvini

Dos nuevos barcos desafían al primer ministro desembarcando en Lampedusa 106 migrantes rescatados de las aguas del Mediterráneo.

El barco de salvamento Alex en el puerto de Lampedusa/ AP
El barco de salvamento Alex en el puerto de Lampedusa/ AP

Dos nuevos barcos desafían al primer ministro desembarcando en Lampedusa 106 migrantes rescatados de las aguas del Mediterráneo.

El pulso migratorio se mantiene en las costas italianas. En primer lugar, el barco de salvamento “Alex”, de la ONG Mediterránea Saving Humans, ha atracado sin incidentes este sábado en el puerto de Lampedusa con 41 migrantes rescatados a bordo. “No autorizo el desembarco de quienes ayudan a los traficantes”, aseveró Salvini, líder del partido ultraderechista Liga. Aunque el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, se había apresurado a ordenar que se impidiera el desembarco, finalmente el “Alex” ha llegado a puerto sin incidentes.

Los responsables del “Alex, el Gobierno italiano le había exhortado que se abstuvieran de entrar a puerto, pero la tripulación ignoró la orden por tratarse de un caso de extrema necesidad “dada la intolerable situación de higiene y salud a bordo”.

Por su parte, y aumentando la tensión aún más, otro barco de la ONG Sea-Eye, el “Alan Kurdi”, se dirige también a Lampedusa con 65 migrantes a bordo, rescatados este viernes a 34 millas de la costa de Libia. “Nos dirigimos a Lampedusa. No nos intimida el ministro del Interior. Nos dirigimos al puerto seguro más cercano. La ley del mar se aplica incluso cuando un representante del Gobierno se niega a hacerlo”, ha apuntado el grupo en un comunicado en referencia a la política de puertos cerrados del ministro del Interior italiano.

“Estamos en una situación surrealista”, ha afirmado por su parte la portavoz de Mediterránea, Alessandra Sciurba. “Hay personas que corren el riesgo de desmayarse y tienen que ir al baño. Nuestros inodoros están inservibles y nadie nos dice qué hacer. Esto es un secuestro, ya no es un Estado de derecho. Deben hacernos desembarcar”, ha argumentado en declaraciones a RAI News 24.

“Necesitamos urgentemente un refugio. Estamos esperando en aguas internacionales cerca de Lampedusa pero el puerto está cerrado. En Alemania sin embargo más de 70 ciudades están dispuestas a acoger a las personas rescatadas”, ha añadido Sea-Eye respecto de los 65 migrantes que porta.

Ambas ONG han negado acatar la orden del Gobierno italiano para desembarcar en Malta con el argumento de que el viaje, de 11 horas de duración, sería demasiado largo y peligroso. Mediterránea explica que han pasado la noche del viernes al sábado intentando coordinarse con los centros de coordinación de rescates de Malta y de Italia, y “ha quedado patente que navegar hasta La Valeta en las condiciones actuales implicaría poner en grave peligro la salud y seguridad de las personas a bordo del “Alex””.

En respuesta, Salvini argumentó que “es un barco alemán, y pueden ir a Alemania”. Además, la Guardia de Finanzas italiana ha notificado ya al “Alan Kurdi” la prohibición de entrada, tránsito y estacionamiento en aguas territoriales italianas. “Si desobedecen, tendrán consecuencias. Los que violan las leyes en Italia responden por sus elecciones”, ha remachado Salvini.

Finalmente, el presidente de Sea-Eye, Gorden Isler, a bordo del “Alan Kurdi”, ha reprochado a las autoridades libias que no respondieran a sus llamadas durante cinco horas y también ha criticado a Italia y Malta que en contraste con el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, que está “permanentemente accesible”.