Dos sobrinos de Maduro confiesan ser de una red de narcotráfico

El presidente de la Asamblea Nacional llegó a decir que EE UU "secuestró"al sobrino y al ahijado del presidente del país

Imagen de la detención de Francisco Flores de Freitas y de Efraín Antonio Campo Flores en Haití
Imagen de la detención de Francisco Flores de Freitas y de Efraín Antonio Campo Flores en Haití

Francisco Flores de Freitas y de Efraín Antonio Campo Flores, quienes fueron apresados en noviembre en Haití y entregados a agentes de la Administración para el Control de Drogas estadounidense.

Dos sobrinos de Cilia Flores, la mujer del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusados de cargos de narcotráfico, confesaron estar involucrados en una red de narcotráfico tras ser detenidos en noviembre por agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), según ha revelado un documento judicial. Se trata de Francisco Flores de Freitas y de Efraín Antonio Campo Flores, quienes fueron apresados en noviembre del año pasado en Puerto Príncipe (Haití), por la policía local y entregados a agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA) estadounidense.

En su defensa, el que era entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, llegó a decir que Estados Unidos "secuestró"al sobrino y al ahijado del presidente del país, y los acusó de narcotráfico para influir en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, palabras que matizaría posteriormente diciendo que lo que hizo la Agencia Federal Antidrogas (DEA) "es algo muy extraño", y que todo quedaría aclarado.

Y así ha sido porque, según los documentos de la DEA, los acusados confesaron tener un plan para recibir cocaína de una persona a la que proveía las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los detalles de las confesiones de Francisco Flores, de 30 años, y Efraín Antonio Campos, de 29, han aparecido contenidos en unos documentos que fiscales estadounidenses presentaron la noche del viernes en un tribunal federal de Manhattan, en Nueva York. Preguntados sobre la razón para formar parte del trato, Flores aseguró que "para ganar dinero". En concreto, esperaban ganar cinco millones de dólares con la primera carga de droga, de los cuales ganaría una parte de más de 500.000 dólares.

Los resúmenes de las entrevistas han sido presentados por la Fiscalía como prueba contra los acusados que decían haber permanecido en silencio debido a que no entendían plenamente sus derechos bajo la ley norteamericana.

Ambos hombres fueron detenidos sin fianza desde su arresto en noviembre del año pasado tras ser acusados de conspirar para importar cocaína a Estados Unidos. Los dos fueron detenidos a mediados de noviembre en Haití por efectivos de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) que se hicieron pasar por narcotraficantes por intentar introducir cinco kilos de cocaína en el país norteamericano.

Según el Departamento de Estado, más de la mitad de la cocaína producida en Colombia se trafica a través de Venezuela hacia Europa y Estados Unidos, en medio de lo que ha descrito como un "ambiente permisivo y corrupto".