EE UU esquiva el recorte automático del gasto

Barack y Michelle Obama charlan, ayer, en la Casa Blanca con un grupo de mujeres sobre la reforma sanitaria
Barack y Michelle Obama charlan, ayer, en la Casa Blanca con un grupo de mujeres sobre la reforma sanitaria

Parece que empieza una nueva era en Washington. El Senado envió ayer los Presupuestos de 2014 y 2015 al Despacho Oval para que el presidente, Barack Obama, los firme. La Cámara de Representantes les dio su visto bueno la semana pasada. El plan contempla una reducción del déficit en 23.000 millones de dólares en un horizonte de diez años sin aumentar los impuestos, y elimina 63.000 de los 85.000 millones en recortes automáticos, en marcha desde marzo.

Con un resultados de 64 votos a favor y 36 en contra, nueve senadores republicanos se unieron a los 55 demócratas e independientes que votaron «sí» a estos Presupuestos. De esta forma, no habrá durante dos años más «apagones» (cierres parciales del Gobierno) en Washington, como el vivido el pasado octubre, pero en febrero se espera otra pelea por el aumento del techo de la deuda.

De los senadores republicanos que votaron en contra de esta ley, destacan Ted Cruz, de Texas; Marco Rubio, de Florida, y Rand Paul, de Kentucky. Los tres, políticos del Tea Party y, sobre todo, con aspiraciones presidenciales de cara a las elecciones de 2016. También tuvo que oponerse a esta ley el líder de la Cámara, Mitch McConnell, también representante de Kentucky, quien se enfrenta a unas duras primarias en el próximo año electoral y debe llevar una agenda muy conservadora durante los próximos meses. En el pasado, McConnell, como líder de la minoría republicana, hubiese votado a favor después de haber pronunciado un discurso en contra de la misma. Hubiese terminado su intervención con la explicación de que aprobar esta ley era lo mejor para el país. Pero no en los días que corren en Washington, cuando las leyes están limitadas por los cálculos políticos para perpetuarse en el Capitolio.

Aun así, McConnell destacó que otros líderes conservadores de la Cámara Alta, como Paul Ryan, dieron su visto bueno a este acuerdo. En la Cámara de Representantes, fue aprobada por 332 votos a favor y 94 en contra. «Estoy cansado de toda esta paralización y los estadounidenses con los que he hablo, especialmente los de Arkansas, están también hartos», indicó el senador demócrata Mark Pryor, que se ha arriesgado a apoyar los Presupuestos con su voto. Pryor se enfrentará en las elecciones al legislador Tom Coton, que votó en contra de esta medida en la Cámara de Representantes.

Termina un año en el que Obama apenas ha podido hacer nada. Los bloqueos y peleas con el Congreso han hecho imposible que ni siquiera pudiese presentar en el Capitolio un proyecto de ley. No debería ser así el próximo año. Libre de tener que presentarse a otras elecciones, registra mínimos en las últimas encuestas, en las que se pregunta a los estadounidenses si piensan que el presidente ha hecho lo suficiente por la economía del país.