EE UU y Reino Unido mantendrán su «relación especial» pese al Brexit

Johnson se niega a disculparse por sus insultos a Obama en campaña

Boris Johnson y el secretario de Estado, John Kerry, en el Foreign Office
Boris Johnson y el secretario de Estado, John Kerry, en el Foreign Office

Johnson se niega a disculparse por sus insultos a Obama en campaña

Londres y Washington están dispuestos a continuar con su «relación especial» pese al Brexit. Así quedó de manifiesto en la primera reunión mantenida ayer por el nuevo ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, quienes intentaron quitar hierro a las polémicas declaraciones del ex alcalde de Londres, que durante la campaña del referéndum llegó a decir que, debido a sus antepasados kenianos, Barack Obama podía ser «antibritánico». En una de sus columnas de opinión, el excéntrico político también llamó a Hillary Clinton «enfermera sádica en un hospital mental».

«Hay un rico tesauro de cosas que he dicho en el pasado y me llevaría mucho tiempo pedir disculpas por ellas», aseguró el nuevo jefe de la diplomacia británica cuando los periodistas las sacaron a relucir durante la rueda de prensa conjunta. «La gente tiene derecho a pasarme factura por lo que he dicho o escrito en el pasado. Pero muchas de estas cosas han sido mal interpetadas o sacadas fuera de contexto», matizó.

Por su parte, Kerry alabó de su colega su «capacidad», «intelecto» y «valores», más allá de su papel como «cabecilla» de la campaña del Brexit. «Esto es lo que se llama diplomacia, Boris», le dijo luego en un comentario que despertó la risa de los allí presentes. Pero fuera de bromas, la situación a la que se enfrentan ahora los dos países no es ningún chiste. Miles de empresas americanas tienen su sede en territorio británico y muchas amenazan ahora con hacer las maletas ante la incertidumbre provocada por el inminente divorcio con Bruselas.

Obama ya advirtió de que si Reino Unido abandonaba el bloque comunitario, estaría «en el último lugar de la fila» de las negociaciones para los tratados comerciales y, en este sentido, Kerry señaló que hasta que no estuviera oficialmente fuera de la Unión Europea no podrían comenzar ninguna conversación.

Pese a todo, el secretario de Estado subrayó que la colaboración bilateral en asuntos como la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) y las políticas internacionales en conflictos como el de Siria y Afganistán «no tienen nada que ver con el referéndum que se celebró el 23 de junio». «Estoy completamente convencido de que, en esos y otros asuntos, el ministro Johnson está comprometido, junto con su Gobierno, en seguir adelante como hasta ahora. Lo han dejado claro antes y después del referéndum», afirmó Kerry.