El Banco de Inglaterra alerta de los riesgos mundiales

El Banco de Inglaterra intensificó ayer sus advertencias sobre las consecuencias del Brexit al asegurar que podría perjudicar a la economía global y auguró un importante desplome de la libra esterlina. Los responsables de la política monetaria del Banco de Inglaterra discutieron ayer sobre un plan de contingencia para proteger al sistema bancario en caso de la victoria de la salida de Reino Unido de la UE, incluyendo una supervisión más estrecha de los bancos para asegurarse de que tienen acceso a la liquidez que necesitan. Éstos afirmaron, además, que el referéndum supone el mayor riesgo inmediato para los mercados financieros británicos y advirtieron de que también los mercados y las economías de todo el mundo podrían estar en peligro. «Hay riesgos de efectos indirectos negativos para la economía global», se aseguraba en el acta de la reunión del Comité de Política Monetaria del Banco. Miles de millones de dólares han sido retirados de los mercados de valores globales en el periodo previo al referéndum del 23 de junio y los rendimientos de los bonos de Estado en varios países han llegado a mínimos históricos. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ha sido objeto de críticas por su hostilidad hacia los partidarios del Brexit y sus amenazas «innecesarias» ante las consecuencias de la posible salida. Por su parte, Carney aseguró que el banco tiene la obligación de explicar lo que es probable que suceda en la economía en caso de que Reino Unido abandone la UE. De igual modo, otras instituciones financieras también han advertido del golpe que supondría el Brexit y todas las miradas están puestas ahora en el Fondo Monetario Internacional, que hoy detallará sus previsiones. Los nueve consejeros del Banco de Inglaterra han votado a favor de mantener los tipos de interés en el 0,5% y también hubo unanimidad para mantener congelada la cuantía destinada a su millonario programa de compra de activos, establecido en los 375.000 millones de libras.

Reuters