Internacional

El Brexit en Irlanda del Norte: el peligro de una frontera dura

Todo Reino Unido sufrirá el Brexit, pero en Irlanda del Norte están profundamente preocupados por el riesgo de una salida sin acuerdo. Cathal McCall, profesor de la Queen´s University de Belfast, analiza la delicada situación en la región

Todo Reino Unido sufrirá el Brexit, pero en Irlanda del Norte están profundamente preocupados por el riesgo de una salida sin acuerdo. Cathal McCall, profesor de la Queen´s University de Belfast, analiza la situación en la región

Publicidad

Uno de los principales escollos del Brexit sigue siendo la frontera entra las dos Irlandas. Ante la creciente posibilidad de un Brexit sin acuerdo LA RAZÓN entrevista a Cathal McCall, profesor en la Queen´s University de Belfast, para conocer los retos a los que se enfrenta Irlanda del Norte a partir del 31 de octubre. Según McCall, “el simbolismo de una frontera dura sería realmente dañino para el proceso de paz”.

El primer ministro terminó ayer su gira debut por Reino Unido en Irlanda del Norte, ¿puede Boris Johnson traer una solución realista para la frontera después del Brexit?

Es completamente posible. Supongo que podría si estuviera abierto a comprometerse, pero desgraciadamente, tiene una postura muy rígida respecto al llamado «backstop». Y la salvaguarda nos afecta mucho aquí. Por supuesto que la Unión Europea se ha pasado dos años negociando con el Gobierno británico bajo el mandato de Theresa May para generar un compromiso. Y Reino Unido se comprometió y la Unión Europea se comprometió. Me parece que Johnson ha dejado poco espacio de maniobra en cuanto a llegar a un acuerdo con la UE.

Publicidad

¿Cómo de importante es para Irlanda del Norte tener una frontera invisible? Porque afectará a la economía regional, pero también al proceso de paz, ¿verdad?

Publicidad

Eso es correcto. Esos son los dos factores clave que tenemos que considerar. Durante los últimos 20 años se ha desarrollado la economía norirlandesa, particularmente el sector agroalimentario. Una frontera dura que interrumpa esta economía se traduciría en un desastre. En segundo lugar, el simbolismo de una frontera dura, con «checkpoints», inspecciones, aduanas... Es realmente dañino para el proceso de paz. El proceso de paz depende de un número de situaciones y la principal es precisamente esta idea de una frontera irlandesa abierta.

De hecho, el Congreso de Estados Unidos ha anunciado que bloqueará un posible acuerdo comercial con Reino Unido si el Brexit afecta al proceso de paz en el Ulster.

Sí, si afecta a la frontera y a los acuerdos del Viernes Santo de 1998. Si daña de cualquier modo el acuerdo, el subcomité de Comercio de EE UU, que está ahí para formular cualquier tipo de acuerdos comerciales bilaterales, no lo pasará. El presidente Donald Trump es alguien que está acostumbrado a eludir el Congreso a través de sus decretos presidenciales. Puede que Trump teóricamente declare algún tipo de emergencia nacional y seguirá adelante con su acuerdo comercial bilateral con Reino Unido. Parece muy espurio llamarlo así, pero no para Trump.