El Bundestag debatirá en una sesión extraordinaria el espionaje

La Razón
La RazónLa Razón

El teléfono móvil de Angela Merkel (pinchado por los servicios de Inteligencia, según los papeles de Snowden y publicados por «Der Spiegel») sigue centrando la atención y la indignación de los alemanes, que quieren explicaciones por parte de sus políticos y también de EE UU. Tanto es así que los diputados germanos se han visto obligados a convocar una sesión en el Bundestag (Cámara Baja) centrada únicamente en el caso del espionaje de Washington, según acordaron la Unión Cristianodemócrata de Merkel y el Partido Socialdemócrata, que mientras negocian para formar Gobierno. Dicha convocatoria tendrá lugar el 18 de noviembre, aunque no tendrá carácter de pleno extraordinario, tal y como solicitaron desde la oposición Los Verdes y La Izquierda. Además, hay quienes siguen insistiendo en la necesaria formación de una comisión parlamentaria de investigación sobre la cibervigilancia de EE UU. «Es inevitable formar esta comisión para arrojar luz sobre la oscuridad», defendió la secretaria general del SPD, Andrea Nahles. A pesar de que la información sobre el supuesto seguimiento a la canciller durante más de 10 años por parte de la NSA sigue en entredicho después de que la agencia de seguridad negara taxativamente el contenido de la filtración del «Bild», Merkel continúa en su encrucijada para encontrar respuestas de por qué Obama «quería saber todo sobre ella» y pidió, supuestamente, un informe suyo exhaustivo en 2010. Así, la canciller ya ha ordenado que el jefe de sus servicios de Inteligencia y varios jefes del departamento de seguimientos y espionaje acudan Washington a pedir explicaciones y también lidera la propuesta de una resolución de la ONU en este sentido, a la que ya se han sumado 21 países. Por su parte, el ministro del Interior alemán, Hans-Peter Friedrich, insistió en que quieren saber «exactamente lo que ha estado pasando y desde luego no aceptaremos que los responsables de estas operaciones de espionaje no sufran consecuencias».