El chavismo nombra Defensora del Pueblo a la jueza que condenó a Leopoldo López

La bancada opositora ha considerado "una ofensa"la designación de Barreiro

Sesión de la Asmablea venezolona hoy, jueves 10 de diciembre de 2015, en Caracas (Venezuela).
Sesión de la Asmablea venezolona hoy, jueves 10 de diciembre de 2015, en Caracas (Venezuela).

La Asamblea Nacional de Venezuela, en la que el chavismo sigue siendo mayoritario hasta que tenga lugar el cambio de poder, ha nombrado Defensora del Pueblo a la jueza Susana Barreiro, que adquirió notoriedad pública por condenar al líder opositor Leopoldo López, en una de las últimas sesiones antes de que el Parlamento pase a manos de la disidencia venezolana.

"Queda nombrada como defensora pública general Susana Virginia Barreiro Rodríguez y (como) sus suplentes Ignacio Ramírez Romero y Carlos Alfredo Medina Rojas, quienes serán juramentados el día martes", ha anunciado el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Barreiro ha sido seleccionada de una lista de hasta 30 aspirantes para sustituir a Ciro Araujo, que salió del cargo el pasado 21 de agosto por "abandono", según informó entonces el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

José Avila, del PSUV, ha explicado que Barreiro se ha adjudicado la plaza tras superar "averiguaciones en las que se verificó si los candidatos poseían algún tipo de procedimiento penal"y las entrevistas personales posteriores, de acuerdo con Noticias 24.

"La defensa pública tiene dentro de sus fines garantizar el derecho constitucional y el derecho a la defensa (...) corresponde a esta Asamblea Nacional escoger al defensor o defensora general y sus dos suplentes por los próximos siete años", ha recordado Avila.

La bancada opositora ha considerado "una ofensa"la designación de Barreiro. "Esta doctora está profundamente cuestionada en su actuación ética y moral", ha dicho el diputado de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) Hermes García.

Barreiro condenó a López el 11 de septiembre a casi 14 años de cárcel como autor intelectual de la violencia desatada en las revueltas opositoras de 2014, que se saldaron con 43 muertos. Franklin Nieves, uno de los fiscales del caso, ha revelado desde Estados Unidos que se basó en pruebas falsas, por lo que la defensa ha pedido la nulidad del proceso.

"Nos alegra que la burguesía ataque a una mujer valiente. Que la valentía sea criticada nos llena de satisfacción. Vamos por el camino correcto", ha replicado Cabello, que el 5 de enero, cuando se constituya la nueva Asamblea Nacional, abandonará la Presidencia.

El PSUV pretende también designar a 18 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) antes de entregar el poder a la MUD en el Congreso, lo que ha suscitado las críticas de la oposición.

La MUD asegura que los 13 magistrados titulares y cinco suplentes del TSJ cuyo mandato expiraba en diciembre del próximo año han sido obligados a renunciar para que la oposición no pueda nombrar a jueces independientes.

La designación de los magistrados del TSJ es especialmente importante en el actual contexto político venezolano, con una Asamblea Nacional en manos de la MUD y Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores.

El TSJ será el responsable de dirimir los conflictos que se planteen entre Parlamento y Gobierno por la aprobación de leyes, decidiendo en qué casos prevalecerá el veto presidencial y en cuáles la decisión del Poder Legislativo.