El ex gobernador Moreira: de Sant Cugat a Soto del Real

El juez Pedraz llamará esta semana a declarar al ex presidente del PRI, Humberto Moreira, para ratificar su prisión provisional. El político mexicano también habría blanqueado dinero en España

En la foto, tomada el 4/7/2011 en México, Moreira durante una reuda de prensa
En la foto, tomada el 4/7/2011 en México, Moreira durante una reuda de prensa

El juez Pedraz llamará esta semana a declarar al ex presidente del PRI, Humberto Moreira, para ratificar su prisión provisional. El político mexicano también habría blanqueado dinero en España

El ex gobernador mexicano Humberto Moreira ha cambiado su lujoso chalé en el exclusivo barrio de Sant Cugat del Vallés por una celda compartida en la cárcel de Soto del Real. Moreira, quien también fue el presidente del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante el año 2011, se encuentra en prisión provisional sin fianza por lavado de dinero, malversación de fondos públicos, organización criminal y cohecho. El político fue detenido en el aeropuerto de Barajas el viernes, después fue interrogado en la Audiencia Nacional y, tras concluir que existía un claro riesgo de fuga por el poder adquisitivo de Moreira y sus vínculos internacionales, en la madrugada ya del sábado, fue trasladado a la prisión madrileña.

Estados Unidos había abierto una investigación sobre el priista desde hacía años por su sospechosa etapa como gobernador. De hecho, la detención en el aeropuerto madrileño tuvo lugar en el marco de una petición de un tribunal de Texas que este verano acusó a Moreira de liderar una operación de blanqueo de dinero. Desde 2005 hasta 2011, Moreira fue el gobernador de Coahuila, estado fronterizo con EE UU -precisamente con Texas-. Como informa el sitio de noticias mexicano Animal Político, Moreira es señalado como responsable de que la deuda de Coahuila pasara de los 323 millones de pesos en 2005 (16,25 millones de euros) a 36.675.8 millones de pesos en 2011 (1.845,3 millones de euros), según la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP). El actual gobernador, por cierto, es Rubén Moreira, hermano mayor del sospechoso encarcelado.

Al año siguiente de su dimisión del importante puesto de presidente del PRI, pues ya fue salpicado por un escándalo de corrupción, Humberto Moreira sufrió un duro varapalo en octubre de 2012. El cártel de Los Zetas mató a su hijo, José Eduardo, de tan sólo 25 años. La noticia conmocionó a la familia. Humberto indicó que se trataba de una venganza por la muerte del sobrino del “Z-40”, uno de los líderes del peligroso cartel. Sin embargo, Lucero Davis, la viuda del joven, culpó directamente a Rubén Moreira (gobernador y tío de José Eduardo) del asesinato de su marido.

Al año siguiente, Humberto, su mujer y sus hijas se vinieron a vivir a España. El ex gobernador comenzó un máster en Comunicación en la Universidad Autónoma de Barcelona, y para ello fijó su residencia en Sant Cugat del Vallés. Aunque manifestó que se pagaba sus estudios gracias a una beca, llevaba un tren de vida que indignó a los mexicanos. Ahora, dormirá en una de las 1008 celdas de la prisión de Soto del Real.

En España también habría delinquido supuestamente, pues el juez Santiago Pedraz lo investiga por haber blanqueado unos 200.000 euros en España procedentes del narcotráfico o la malversación. De acuerdo a las informaciones de la agencia Efe, la Fiscalía Anticorrupción sospecha que Moreira usó varias empresas para lavar ese dinero, que obtuvo en México y luego transfirió a España.

Son muchos los medios mexicanos que hablan de la mala imagen para el país que supone que un importante miembro del partido en el Gobierno haya sido detenido en el extranjero. “La detención en España de Moreira es una calamidad para el PRI y (el presidente Enrique) Peña Nieto”, escribía el analista Leo Zuckerman. “En un momento en que el presidente parecía fortalecerse con la recaptura de “El Chapo” Guzmán, surge esta noticia que nos recuerda una de las peores características históricas del PRI -la corrupción-”, explica Zuckerman.

Dentro de su propio partido están esperando a que esta misma semana el juez Santiago Pedraz le interrogue antes de hacer declaraciones oficiales. Pedraz decidirá si mantenerle en prisión por delitos de blanqueo de dinero procedente del narco y también le tomará declaración. “Estamos atentos al desenlace de las investigaciones en España y confiados en que Moreira pueda presentar una justificación sobre lo que se le acusa”, indicó el actual presidente del PRI Manlio Fabio Beltrones, quien negó, a pesar de lo que publican los medios de comunicación, que la encarcelación de Moreira afecte al partido gubernamental. Al preguntarle a Beltrones si el PRI dará respaldo jurídico al ex gobernador, manifestó que “si él lo solicita como militante se haría, pero no lo ha hecho”.

El propio presidente mexicano argumentó este fin de semana que en el caso de Moreira “no se deben anticipar ni defensas, ni juicios condenatorios”.