El Gobierno iraquí anuncia medidas sociales para sofocar las protestas

Calma tensa en Bagdad tras cinco días de manifestaciones que han dejado un centenar de muertos

Tropas del Ejército Iraquí se despliegan en un lugar de las protestas en Bagdad,
Tropas del Ejército Iraquí se despliegan en un lugar de las protestas en Bagdad,

Calma tensa en Bagdad tras cinco días de manifestaciones que han dejado un centenar de muertos

La ciudad de Bagdad amaneció esta mañana sumida en un aparente estado de calma e incertidumbre tras cinco días de protestas que comenzaron el martes y que ya han dejado un centenar de muertos y más de 4.000 heridos. Sin embargo en Ciudad Sadr, una zona de mayoría chií en el este de la capital, hubo pequeñas concentraciones de jóvenes seguidores del líder opositor Muqtada al Sadr. La oficina del Primer Ministro, Adel Abdelmahdi, ha emitido este domingo un comunicado en el que anunció un conjunto de medidas para hacer frente a la crisis que vive el país.

"El Consejo de Ministros emitió la primera cadena de decisiones importantes en una sesión extraordinaria (...) celebrada la noche de este sábado en respuesta a las manifestaciones y el discurso de la máxima autoridad religiosa chií de Irak", dijo el ayatolá, Ali al Sistani. El Gobierno iraquí ha aprobado una ayuda de 175.000 dinares iraquíes (aproximadamente 150 dólares) durante tres meses para un grupo de 150.000 desempleados y personas sin posibilidad de trabajar. Estas personas entrarán en una bolsa de trabajo de empresas de inversión que trabajan en Irak. También se aprobaron ayudas para la modernización de las instalaciones en mercados a cambio de que los propietarios contraten a desempleados del grupo citado anteriormente. Y por último, el Ministerio de Salud se encargará de "ofrecer atención médica a los heridos de las manifestaciones y las Fuerzas de Seguridad".

"Las víctimas de las manifestaciones y de las Fuerzas de Seguridad se considerarán como mártires (...) para dar a sus familias los derechos y privilegios", recoge una de las medidas del Ejecutivo. En Irak, la consideración de mártir otorga el derecho a disfrutar de una pensión mensual vitalicia a las familias afectadas. La enviada especial de la ONU a Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, expresó ayer su "profunda tristeza"por la "pérdida de vidas sin sentido".

El viernes el ayatolá Al Sistani, una figura de gran influencia en la oposición chií al Gobierno, instó al Ejecutivo iraquí a proteger a los manifestantes y a la creación de un comité para solucionar la crisis. Una crisis que como consecuencia ha dado lugar a la suspensión de las conexiones a Internet, que fueron restablecidas puntualmente esta madrugada. Hasta el momento, ningún partido político ha reivindicado estar al frente de las manifestaciones.